Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Verde y agua

La región mesopotámica tiene una característica que salta a la vista al instante: está llena de vida, por donde sea que se mire. En cada rincón nos sorprende la flora, fauna y recursos hídricos.

 

La región mesopotámica tiene una característica que salta a la vista al instante: está llena de vida, donde sea que se mire. Es la región geográfica argentina con el mayor número de especies vegetales y animales. Verde y agua es lo que abunda, y su geografía nos ofrece una variedad muy interesante.

La Mesopotamia argentina está integrada por las provincias de Misiones, Corrientes y Entre Ríos. Limita al norte con el río Iguazú; al sur con el río Paraná, que desemboca en forma de delta en el Río de la Plata; al este con el río Uruguay, que compone la frontera con Brasil y Uruguay; y al oeste con el río Paraná. Esta condición de estar rodeada de ríos es la que le da su nombre.

Dentro del territorio mesopotámico se pueden determinar cuatro subregiones con características de relieve propias: la meseta misionera, los esteros correntinos, las lomadas entrerrianas y las tierras bajas del delta del Paraná.

Meseta y esteros 

La meseta misionera se corresponde con la provincia de Misiones e incluye tres grupos de sierras: las de la Victoria, las de Misiones y las de Imán. En las primeras se encuentra uno de los mayores tesoros de la región: las Cataratas del Iguazú. Esta maravilla de la naturaleza se encuentra dentro del Parque Nacional Iguazú que a su vez alberga la mayor parte de la mencionada meseta misionera. Esta meseta presenta un relieve ondulado con algunas sierras entre las que se destacan la de Iman, Santa Victoria y Misiones. 

La flora de esta zona es de características selváticas. Se destacan el guatambú blanco, el laurel negro, el palo rosa y el palmito. En la zona de las Cataratas donde la humedad es mucho más alta se pueden encontrar densos bosques de cupay. En cuanto a la fauna se contabilizaron 418 especias diferentes de aves y 70 especies de mamíferos autóctonos. Se calcula que hay muchos más que se esconden de la mirada del hombre en lo profundo de la selva. 

Los esteros comprenden el noroeste de la provincia de Corrientes. Se trata de una tierra baja y anegadiza ocupada por las aguas fluviales que forman bañados y esteros, entre los que se destacan los del Iberá y el de las Maloyas. Se constituyen como el segundo humedal más extenso del mundo. 

Esta zona se destaca por la diversidad de su flora acuática. Los aguapés, las amapolas y las lentejas de agua son algunas de las especies flotantes que cubren la superficie de las lagunas formando camalotales. Estos camalotales con su entretejido vegetal llegan a formar islas flotantes de dos metros de espesor sobre las que se puede caminar. 

La fauna autóctona incluye numerosas especies amenazadas como el oso hormiguero o el yacaré. 

Lomadas y Delta

Las lomadas comienzan en el centro de Corrientes y se extienden hasta el norte y centro de Entre Ríos. Este territorio se caracteriza por tener un terreno de mediana altura que presenta elevaciones de suave pendiente. En Entre Ríos tiene como protagonista a la ciudad de Victoria, donde se destacan los balnearios sobre la costa del Paraná. Estas aguas atraen a los turistas aficionados a la pesca y la práctica de velerismo o windsurf. 

Otro atractivo de las lomadas es el Parque Nacional El Palmar, que fue creado con el propósito de conservar uno de los últimos palmares de Palmeras Yatay. Dentro del parque se conservan especies como carpinchos, lobitos de río, zorros y gatos monteses. 

Finalmente, hacia el sur de la provincia entrerriana, se encuentran las tierras bajas del delta, anegadizas y cubiertas por numerosas islas húmedas, arboladas e inundables.Estas islas deben su existencia a los sedimentos que arrastra el Río Paraná. Estos sedimentos albergan los juncos ceibos y pajonales que llegan a  consolidar islas flotantes. 

La fauna de la región está constantemente amenazada por la caza furtiva y es por eso que se alienta la creación de áreas protegidas que cubran cada vez más hectareas de la región. Las pocas especies que aún encuentran refugio en esta zona son el yaguareté y el ciervo de los pantanos. 

En síntesis la región Mesopotámica es un paraíso natural floreciente que debe ser protegido. 

 

Rating: 5.00/5.