clima-header

Buenos Aires - - Martes 17 De Mayo

Home Turismo Tucumán La aventura y la paz de las yungas tucumanas

La aventura y la paz de las yungas tucumanas

A pocos minutos de San Miguel de Tucumán, espera un viaje desde la ciudad a la plena exuberancia de la naturaleza. En Las Yungas, Capital Nacional del Senderismo, hay un sinfín de actividades al aire libre, de aventura y oferta gastronómica.

Tucumán

A unos 25 kilómetros de San Miguel de Tucumán, por Ruta Provincial 340 el camino es en ascenso, formado por curvas que van y vienen, y para nada hacen aburrido este viaje. Así llegamos a un portal atrapante: Las Yungas. Esta eco región única que une a Tucumán con todo el Norte argentino y se extiende hasta el sur del Perú, tienen la importancia de retener el agua y mantener el equilibrio de la biodiversidad.  Yerba Buena, Villa Nougués, San Pablo, San Javier, El Siambón, Raco y El Cadillal conforman algunas riquezas de esta región. El estrés de estos tiempos, se desvanece con la combinación de aire libre, naturaleza, actividades, buena comida y confort.

En Yerba Buena, las opciones constituyen un gran abanico: canchas de golf, salas de cines 3D, centros comerciales y la lista puede seguir. La noche tiene su magia con las diversas propuestas gourmet, cervecerías, restaurantes y bares para todos los gustos. En pleno contraste, casi en medio de la naturaleza, se puede visitar la  Reserva Experimental Horco Molle y el Jardín Botánico, circuito que se completa con un recorrido por el Parque Percy Hill.

El verde se adueña de los cerros por la Ruta Provincial 339, llegamos a la sede de la Universidad San Pablo, que alguna vez albergó al histórico Ingenio San Pablo, al cual debe su nombre. A unos pocos kilómetros llegamos a Villa Nougués, una exclusiva villa veraniega construida entre lomas y quebradas para quienes eligen el confort  y la relajación. Aquí se puede conocer el Camino de los fundadores y la Capilla medievalista de 1899.

 

Funicular San Javier

Funicular San Javier

 

Por agua, cielo y tierra

Al llegar a San Javier, el Cristo Bendicente, es lo primero que admiramos, su tamaño es imponente al igual que las vistas panorámicas de la ciudad. El Parque Sierra San Javier, acoge senderos que esperan por aventuras, entre ellos el de la Cascada Río Noque. Pero si queremos más adrenalina, en esta región se realiza uno de los deportes más emocionantes: El parapentismo, que no requiere de experiencia previa. El parapente es biplaza, cada vuelo de bautismo se hace con un instructor. Desde el cerro San Javier, en Loma Bola se realizan los vuelos para toda la familia. La prueba dura entre 15 a 20 minutos. Si la aventura no es tu fuerte podés disfrutar viendo los vuelos desde la comodidad del parador.

Pasando Raco, y retomando la Ruta Nacional 9, se accede a la villa turística de El Cadillal, famosa por el dique Celestino Gelsi, el mayor espejo de agua de la provincia. Un sitio ideal para los amantes de los deportes acuáticos: kayak, windsurf, kitesurf, y paseos en lancha.

El senderismo impulsa a este territorio como una de sus actividades estrellas. El ascenso al Cerro San Javier lo ubica en el puesto número uno en el ranking de esta actividad porque está inmerso en las yungas tucumanas, un paisaje único,  y está a tan sólo 25 minutos de la ciudad.  Las caminatas pueden ser en grupos y son para gente de todas las edades que no tengan dificultades para caminar,  según explican los emprendedores que recomiendan reservar,  y siempre recurrir a los prestadores turísticos habilitados desde el Ente Autártico Tucumán Turismo. Además de las excursiones también los prestadores habilitados pueden diseñar a medida de acuerdo a la aptitud física y motivaciones de la persona, o del grupo familiar.

La provincia ofrece una red de ecosendas que permiten disfrutar de la naturaleza caminando. Cerca de San Miguel de Tucumán las yungas son una opción para recorrer esta naturaleza en estado puro.  Los deportes náuticos, la aventura, el vuelo en parapente, el golf y las cabalgatas forman parte del abanico de opciones de este viaje en los alrededores de la capital provincial.

Cadillal

Cadillal 

 

A puro senderismo

El Funicular. Ideal para realizar en familia y lleva unos 45 minutos. El sendero de 1.8 km  es de baja dificultad y se encuentra en el Parque Sierras de San Javier. Este recorrido se inicia en el centro asistencial primario de la salud de Horco Molle.

Puerta del Cielo. En el mismo punto de partida, del Centro asistencial primario de la salud de Horco Molle en Yerba Buena, arranca el sendero de 2.5 km de baja-intermedia dificultad,  que permite llegar hasta San Javier trepando las Sierras de San Javier, y dentro del Parque homónimo propiedad de la Universidad Nacional de Tucumán. Son unos 600 metros de ascenso en poco tiempo, y plantea un desafío para los más deportistas,  junto a descubrir el corazón de las yungas.

Cascada del Río Noque. En el Parque Sierras de San Javier existe una propuesta de senderismo con la que se accede a la cascada del Río Noque, que se puede practicar durante todo el año.

Aguas Chiquitas. En la zona de El Cadillal, la aventura comienza en el área Protegida Reserva Natural Aguas Chiquitas y culmina su recorrido en la cascada de 55 metros de altura del Río del mismo nombre. Son 4,5 kilómetros que tan sólo la ida lleva unas dos horas, y presenta una dificultad intermedia. Los expertos recomiendan el invierno y la primavera como épocas ideales para disfrutarlo.

Cascada del Río Noque

Cascada del Río Noque

 

Para conocer Tucumán a través de sus sabores 

La oferta gastronómica de Tucumán, tiene como posta ineludible la empanada tucumana. Jugosa, con carne de matambre cortada a cuchillo, lleva cebollita de verdeo rehogada y huevo duro picado. Tanto al horno de barro como fritas en grasa, deliciosas.  La lista de exquisiteces típicas sigue: humita, locro, tamal y un imperdible,  el “sánguche de milanesa”. El secreto es que se cocina la milanesa en el momento. Y el sánguche, con pan sanguchero, suave al paladar, se prepara con lechuga cortada en tiritas, rodajas finas de tomate y una gigante milanesa cortada en capas, que al montar sobre el pan conforman una especie de torre de 3 a 5 milanesas superpuestas. Al final la decisión más importante, se acompaña o no con picante. El sánguche finalmente presenta  espectaculares dimensiones y  lo convierte en una sorprendente experiencia gastronómica.

Milanesa

 

Fuentes:

tucumanturismo.gob.ar

coe.tucuman.gov.ar

Fecha de Publicación: 03/08/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Tucuman Sur Tucumano. Naturaleza e Historia acá nomás
Powerboat Tucumán a toda máquina

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Música
Gardel Gardel, tango, fútbol. Una ecuación para el éxito

La redonda que se hizo amiga de Carlitos en los potreros del Abasto reapareció como una de sus últim...

Buenos Aires
Parque Chacabuco Historia de los barrios porteños. Parque Chacabuco, la chispa verde

Orígenes que funden jesuitas y polvorines, esta barriada de clase media late bajo las sombras de año...

Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Pompeya Historia de los barrios porteños. Pompeya, paredón y más que después

Barriada populosa íntimamente ligada a los acontecimientos que hicieron la ciudad, Pompeya creció co...

Nostálgicos
Circo Sarrasani ¿Te acordás del Circo Sarrasani?

En el arcón nacional del gran circo, el primer nombre que se viene a la mente es Sarrasani. Tigres d...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades