Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Un lago que no le hace honor a su nombre

El Lago del Desierto está enclavado en plena Cordillera de los Andes, cerca de El Chaltén, Santa Cruz.

 

El Chaltén es la capital nacional del trekking, pero a pocos kilómetros podemos encontrar un verdadero paraíso cordillerano: el Lago del Desierto, que poco honor le hace a su nombre porque, si hay algo que no rodea a ese espejo de agua, es una zona desértica, sino todo lo contrario.

Pensar en un “Lago del Desierto”, nos lleva a imaginar un lugar árido que de la nada nos regala un pequeño espejo de agua y rompe con ese paisaje, sin mencionar que el clima de un desierto poco tiene que ver con el que se siente en la cordillera.

El lago forma parte de la reserva provincial homónima dedicada a proteger la flora y fauna de la región y para llegar hasta allí hay que encarar por la ruta 23 hacia el norte, bordeando el Río de las Vueltas. En ese trayecto, se pueden apreciar los diferentes ríos de deshielo que alimentan al principal, mientras que a medida que nos acercamos al lago, el bosque se forma más denso con ejemplares de lengas y ñires, que junto a dos cordones montañosos-el Vespignani y el del Bosque- rodean al lago.