Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Puerto Deseado, entre cañadones y cuevas

Puerto Deseado, en la provincia de Santa Cruz, es un destino multifacético por su escenario natural, no deja de sorprender a quien lo visite.

Si te gusta disfrutar de la naturaleza, descubrir historias o simplemente andar tranquilamente por senderos para saber más sobre atractivos turísticos, Puerto Deseado en Santa Cruz tiene variadas alternativas de senderismo para transitar cañadones y cuevas. Te sugerimos realizar algunas de ellas.

Circuito de las siete cuevas:

El lugar se halla cercano a Puerto Deseado y es un buen circuito para realizar senderismo de baja dificultad. Donde la fauna y flora del ecosistema de la Ría Deseado se despliega entero a la vista del visitante. Antes de la salida es conveniente consultar en la oficina de turismo la tabla de mareas. El circuito hay que realizarlo al comienzo de la bajamar. Porque un error de cálculo puede dejar atrapado al caminante.

El recorrido visita cuevas que se hicieron de forma natural en los afloramientos rocosos que se localizan en el margen norte de la desembocadura de la Ría Deseado. Estas grutas son de origen volcánico, y se estima su antigüedad en más 150 millones de años.

Durante el recorrido las vistas son realmente increíbles en especial de la ría en sus tonos combinados de esmeralda, azul y turquesa. De las siete cuevas tres son las más importantes, sobre la ría se halla la del Indio y frente al mar la de los Leones. Aquí se ven perfectamente el perfil de un león macho en la punta y una hembra más abajo. La cueva de unos treinta metros de largo se divide en dos niveles. Se encuentra situada al pie del acantilado de Punta Cavendish sobre la restinga.

La tercera es la cueva de la Punta Cavendish, en recuerdo del corsario ingles que llegó al lugar en 1586, bautizándolo “Desire”, término que luego se castellanizó. Este afloramiento es punto panorámico desde el que se contempla en su totalidad el embudo de la entrada de la Ría Deseado y hacia el sur la silueta de la imponente Isla Pingüino. Ese nombre se debe a la colonia de la variedad Penacho Amarillo de esa ave que nidifica allí. Por la costa, más al sur, se alcanzan las playa de restingas y un sistema de pequeñas cuevas. Además de disfrutar de paisajes mágicos, se puede observar la flora y la fauna local.

Los cañadones del camino costero

Hacia el norte de la Ría Deseado se descubren diferentes cañadones ideales para visitar. Un recorrido de senderismo ideal para avistar flora y avifauna marina típica del lugar, a través de los diferentes circuitos:

 

Cañadón del Paraguayo

Inicia en el Camping del Cañadón Giménez, pasando frente al conjunto de islas Quiroga, Larga y Quinta, recomendadas para la observación de fauna desde la costa. Después de andar unos tres kilómetros y medio se cruza el Cañadón del Paraguayo y desde allí el punto panorámico donde se observa parte de la Ría.