Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La fauna marina, una atracción para visitar Caleta Olivia

Caleta Olivia se prepara para recibir a los turistas en la post pandemia.

La localidad de Caleta Olivia, al norte de Santa Cruz y a menos de cien kilómetros de Comodoro Rivadavia, tiene tradición petrolera, pero su costa marina a orillas del golfo San Jorge invita a los visitantes a ser testigos de una diversa fauna marina, donde con el correr de los años se ha registrado un aumento en la cantidad de especies.

Aprovechando este recurso, desde el municipio idearon como propuesta turística el avistamiento de fauna y aves marinas y se está trabajando con mucho entusiasmo de cara a la post pandemia, sobre todo teniendo en cuenta que el turismo fue una de las actividades más golpeadas por la llegada del coronavirus.

Los últimos estudios identificaron en la región 21 especies de cetáceos y, a la ballena franca austral -cuyo destino y lugar más popular para realizar avistajes son las localidades chubutenses de Puerto Pirámides y Puerto Madryn en las aguas del golfo Nuevo-, se le suman ejemplares de cachalote u otras ballenas como la azul, sei, minke, fin, bryde y yubarta. Además, se han avistado otras especies, como la tonina overa, la marsopa de anteojos, zifios de gray, layar y Cuvier, calderones, delfín oscuro, delfín austral.

La propuesta no es solo para los turistas sino también tiene el objetivo de incentivar a los pobladores caletenses. Se busca que con el desarrollo de los sitios de observación de fauna marina se termine identificando a Caleta Olivia con el avistaje de Ballenas.

A su vez, en la localidad destacan la presencia de lobos marinos de un pelo. A solo diez kilómetros del centro caletense se encuentra la Lobería Punta Sur, que es un apostadero con unos mil ejemplares que está abierta todo el año y es otro de los atractivos naturales que será potenciado.

La oferta para disfrutar esta ciudad patagónica se completa con el Paseo Costero, que tiene una traza de unos cinco kilómetros de norte a sur de Caleta Olivia, que pueden recorrerse en bicicleta o a pie.

El recorrido concluye con una espectacular vista panorámica al puerto Caleta Paula, que cuando la marea está baja permite que los turistas realicen caminatas bordeando la caleta, avistando petreles, cormoranes y gaviotas; mientras que en las rocas pueden hallarse mejillones, caracoles, estrellas y erizos de mar y algas verdes, rojas y pardas.

Además, es recurrente encontrarse con ejemplares de martineta, liebre, cuis, águila mora, guanaco, aguilucho o carancho, entre otras especies, merodeando entre la clásica la flora patagónica compuesta por arbustos de poca altura como el zampa, la uña de gato, el coirón o el duraznillo.

Caleta Olivia cuenta además con un balneario municipal que permite disfrutar de las aguas del mar Argentino. Si bien no se trata de playas como las de la costa rionegrina como Playas Doradas o Las Grutas, el calor obliga a los visitantes al chapuzón refrescante, porque el verano patagónico es caluroso y muchas veces las localidades de esa región son las de mayor temperatura en toda la Argentina.

Además, el balneario caletense es ideal para la práctica de deportes náuticos o de pesca, por lo que la oferta es variada para distintos públicos de acuerdo con sus intereses.

De este modo, Caleta Olivia se prepara con todo para la vuelta del turismo, otorgándole a un lugar con historia y tradición petrolera, una propuesta ligada a la naturaleza y a la fauna marina, aprovechando que su costa es cada vez más visitada por distintas especies.

 

 

Rating: 0/5.