Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La Cueva de las Manos como nunca la viste

Tras el rastro del arte rupestre antiguo en la Patagonia Argentina.

Hace nueve mil años, los primeros habitantes de Argentina vagaron por la estepa patagónica. A través de las estaciones, los cazadores-recolectores nómadas siguieron al guanaco, su principal fuente de alimento, desde las altas mesetas del desierto hasta los profundos cañones del Río Pinturas.

Allí, dejaron innumerables marcas en las cuevas y las paredes del cañón, una extraordinaria colección de arte rupestre antiguo que sobrevive en la actualidad. Más de ochenta sitios arqueológicos se esparcen en la región, muchos amenazados por la actividad minera local. La Cueva de Las Manos, protegida como Patrimonio de la Humanidad, es uno de los únicos sitios accesibles para los visitantes. También es el tramo más largo de arte rupestre, que se extiende unos 600 metros a lo largo de una pared de cañón cruzada por una pequeña cueva.

Cuando hace buen tiempo, los visitantes pueden optar por caminar por un sendero desafiante pero espectacular de cinco kilómetros a través del cañón hasta la cueva. Cuando la meteorología no lo permite o no hay deseos de caminar la excursión llega directamente al acceso de las cuevas.