Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Una visita a Ischigualasto

Recorrer Ischigualasto significa posar los pies sobre los mismos caminos que hace 180 millones de años recorrieron los dinosaurios.

En San Juan, Ischigualasto es un sitio donde la naturaleza lleva trabajando algo más de 220 millones de años. Un paisaje de otro planeta que es Patrimonio de la Humanidad. El Parque Natural Provincial Ischigualasto se encuentra emplazado en el nordeste de la provincia de San Juan, a 330 km de la ciudad capital y a 75 km de la localidad de San Agustín del Valle Fértil. Este pequeño pueblo es la base de partida de las excursiones que permiten conocer –a través de un circuito estrictamente delimitado- la pequeña porción del Parque accesible para el turismo.

 

Popularmente conocido como “Valle de la Luna”, este fascinantemente extraño lugar del mundo ocupa unas 62 mil hectáreas y es, junto a su vecino Parque Nacional Talampaya, en la provincia de La Rioja, Patrimonio de la Humanidad. Su importancia radica en el valor científico de los hallazgos paleontológicos realizados en el lugar, donde se encuentra una secuencia prácticamente completa del Período Triásico (superior - medio e inferior) de la Era Mesozoica.

 

Recorrer Ischigualasto significa posar los pies sobre los mismos caminos que hace 180 millones de años recorrieron los dinosaurios. El suelo de aspecto lunar y las particulares geoformas esculpidas por el agua, el sol y el viento sobre las rocas a lo largo de millones de años, hacen de este un sitio de otro planeta. Visitarlo permite espiar la evolución de la Tierra.

 

En la entrada del Parque, el Centro de Interpretación montado por el Museo de Ciencias Naturales de San Juan, presenta réplicas de los fósiles más importantes hallados aquí. Y tiene como misión difundir la importancia científica de Ischigualasto. Te presentamos cuatro circuitos para realizar.

Circuito tradicional de un día

Este circuito posee hay cinco puntos de detención (estaciones), en los que se pueden ver curiosidades de la naturaleza donde la intervención de la mano del hombre está totalmente ausente. Cada una de las estaciones encierra un paisaje tan particular como cautivador, que se puede apreciar en un recorrido de aproximadamente tres horas a través de un recorrido de 40 kilómetros. Aunque todo el recorrido está planificado en aproximadamente en ese tiempo, cada una de estas estaciones difiere entre sí y genera a quienes viajan en un emocionante paseo donde el tiempo avanza imperceptiblemente.

Circuito de día corto

Este circuito permite una rápida impresión del valor científico y paisajístico del Parque Ischigualasto en un breve recorrido. Especialmente diseñado para aquellas personas que tienen poco tiempo y no pueden irse sin conocer la belleza del Parque Ischigualasto.

Circuito con Luna Llena

El paseo sobre las areniscas grisáceas claras, en compañía de la luz de la luna llena, provoca múltiples y novedosas sensaciones por su similitud con un espléndido paisaje lunar. Es un paseo exclusivo ya que es una experiencia donde solo se puede realizar en Ischigualasto. Se realiza solo cuatro noches al mes teniendo como parámetro el día de cambio de fase lunar, siendo posible realizar dos noches previas y la noche posterior al cambio de fase a luna llena.

Circuito Cerro Morado

Esta variante permite ascender a la cima del Cerro Morado que, al ser la altura más alta del Parque (1.800 metros sobre el nivel del mar), brinda una vista panorámica donde se puede apreciar una multiplicidad de colores. Durante el ascenso se puede conocer tanto la flora autóctona como la fauna, acompañados durante el recorrido por las aves que sobrevuelan a cada momento. La duración del recorrido es de aproximadamente tres horas, tiempo durante el cual se encuentra en la estadía en la cima.

Circuito de Mountain Bike