Skip to main content

La clave de la vida

Tolar Grande, ojos de mar, estromatolitos y el origen de la vida: motivos sobran para visitar este hermoso lugar.
Salta
14 octubre, 2019

Hay dos maneras de conocer un lugar. La primera es simplemente deambular, recorrer, ver lo que nos muestran los ojos –que no es poco–. Sin embargo, limitando nuestra experiencia a lo que podemos percibir según nuestros propios parámetros, nos estamos perdiendo cosas.

La segunda nos permite, además, enriquecernos, llevarnos algo del lugar que visitamos. ¿Cómo? Estudiando, leyendo, hablando con la gente local o, mejor aún, con guías. De esa forma, vamos a ver lo que realmente tenemos que ver en ese sitio, eso que nuestros sentidos hubiesen pasado por alto sin alguien que lo señalara.

En Tolar Grande (Salta), los “ojos de mar” componen uno de los paseos más inolvidables de la Puna. En el medio del salar, la percepción directa de estos espejos naturales de agua –y de la flora y la fauna que los rodean– es de por sí maravillosa. No obstante, lo más increíble de ese lugar son sus microbios y bacterias.

Sin aviso previo, nos perderíamos los estromatolitos, agrupaciones de microorganismos con algas, vinculadas a formaciones calcáreas como las que poblaban la Tierra hace 3500 millones de años. Estos fueron, ni más ni menos, los que crearon las condiciones para que pudiera haber vida en el planeta: fueron los encargados de captar el dióxido de carbono y transformarlo en oxígeno.

Tolar Grande, ojos de mar, estromatolitos y el origen de la vida: motivos sobran para visitar este hermoso lugar y, de paso, aprender cómo llegamos hasta acá.

Rating: 4.4/5. From 5 votes.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X