Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El Museo de la Vid y el Vino invita a conocer los inigualables vinos del Valle Calchaquí

La cultura vallista de la region calchaquí se considera única, particular, un actividad la atraviesa de forma completa. Descubrila.

La característica de un vino está marcada por el suelo en el que crece su vid, el agua, la altura, la amplitud térmica, los días de sol, pero sobre todo por las manos de los hombres y mujeres que cuidan y esperan a que la planta crezca, que el brote del sarmiento se convierta en racimo y que se transformen las uvas en vino.

Médanos blancos anuncian la llegada a Cafayate, el corazón de los Valles Calchaquíes, conocida por su producción de vinos y por ser sede de uno de los festivales folclóricos de mayor convocatoria, La Serenata, en el mes de febrero. Además de la visita obligada a su admirable Catedral, un recorrido por las bodegas y viñedos de la ciudad y alrededores puede resultar más que interesante.

Distintas visitas guiadas permitirán conocer y degustar vinos de cepas insignias de la zona como el Torrontés que se ha convertido en el más distinguido del país por su aroma, color y sabor.

Los alrededores están llenos de alternativas para descubrir: la vista de los valles: las caminatas al río Colorado, travesías en bicicleta, cabalgatas por viñedos, senderismo y paseo por las dunas. O, para los que prefieren alternativas menos agitadas: la chance de visitar el Mercado Artesanal, el Museo de la Vid y el Vino y el Antropológico.

Museo de la Vid y el Vino

Propone una muestra dinámica e interactiva sobre la historia y características de los viñedos en los Valles Calchaquíes y de sus Vinos de Altura. Se trata de un espacio “vivo”, pleno de estímulos visuales y sonoros, interactivo y entretenido que contribuye al crecimiento cultural de visitantes de todas las edades.

Los distintos contenidos se expresan de una manera artística, como técnicas de exhibición que incluyen efectos escénicos, lumínicos, programas multimedia y presentaciones audiovisuales; que logran combinar diseño, creatividad, arquitectura y tecnología para que cada visitante viva una experiencia inolvidable y conozca la estupenda calidad que distingue a los vinos de los Valles Calchaquíes y sus singulares características.

Ruta del vino y visitas a bodegas

Otra propuesta es recorrer la ruta del vino, para degustar los vinos de altura, producidos con uvas cultivadas a más de 3000 msnm, que hicieron famosa a esta región. Pocos caminos del vino cuentan con la belleza y fuerza del paisaje natural, las formas y coloridos de sus montañas, una rica historia y la presencia de costumbres milenarias.

Tres rutas principales (RN 68, RN 40 y RP33) trazan el eje de un verdadero circuito o ruta, con la posibilidad de infinitos viajes. Y aunque Cafayate se constituyó como la cabecera y principal centro distribuidor de la ruta, hoy el registro enoturístico, que abarca todas aquellas empresas relacionadas a la Ruta del Vino, incluye emprendimientos en Payogasta, Cachi, Seclantás, Molinos, Angastaco, San Carlos, Animaná y La Viña.

La propuesta se basa en conocer, visitar y sorprenderse con las propuestas de cada bodega, pero se enriquece con el aporte de emprendimientos como hoteles temáticos, servicios de spa, vinotecas, agencias de viajes con circuitos especiales, fábricas de dulces y quesos, talleres de artesanías etc.

Inclusive en estos últimos tiempos han surgido propuestas tan lindas como las que ofrecen los pequeños productores que conforman la Red de Turismo Campesino, talleres vivenciales para aprender los secretos de la alfarería calchaquí, eventos como la vendimia comunitaria que se realiza en Finca Las Nubes en el mes de marzo.

Rating: 0/5.