Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Descubriendo el Castillo de San Lorenzo

Una construcción que imita a un castillo florentino donde en la actualidad funciona un hotel y restaurante en medio de una reserva natural de Salta.

Ubicado en medio de las montañas en la provincia de Salta se encuentra esta joya del siglo pasado. Se trata del Castillo de San Lorenzo, una construcción de piedra ubicada sobre la calle principal que conduce a San Lorenzo, una de las reservas naturales más imponentes de esta hermosa provincia norteña. 

Su actual propietario, John Johnston, llegó hace más de 35 años a la provincia de Salta desde Bolivia. La primera vez que escuchó de San Lorenzo fue a través de una guía turística que ofrecía una excursión diferente cercana a la ciudad. Cuando comenzó a recorrer este paradisíaco lugar vio algo que llamó su atención, un castillo escondido entre el verde, una verdadera construcción emblemática con una singularidad, llevaba un cartel de Venta. 

El impulso por hacerse de esta maravilla se debió a lo que Johnston considera una profesión frustrada de arquitecto, ya que apenas lo descubrió se imaginó refaccionando este antiguo edificio. Pero no se trataba de adquirir un viejo castillo sino el entorno en el que se situaba, una zona verde ideal para el verano rodeada de una variada vegetación. Fue así como a finales del año 1983, en plena democracia, Johnston volvió a Salta para comenzar un sueño. 

La construcción actualmente convertida en hotel cuenta de tres plantas. Dispone de ocho habitaciones y cuenta con un excelente restaurante y confitería que funciona todos los días. En la actualidad Johnston disfruta de una vida tranquila rodeado de animales y verde. Para él, se trata de un proyecto que nunca acaba pero que lo llena de satisfacción y entusiasmo. 

Se encuentra a tan sólo 12 minutos del centro de la ciudad, al inicio de las Yungas salteñas por lo que posee un microclima agradable ideal para disfrutar en verano. Un dato importante es que sólo la fachada se conserva de aquella época, cuando Johnston compró la propiedad realizó importantes modificaciones como agregar chimeneas, nuevas habitaciones, entre otras cosas, pero siempre conservando el espíritu Ítalo-español. 

También se alquila para la realización de eventos empresariales y sociales. Destaca la gastronomía donde sus dueños aseguran que buscan que los menús provengan de alimentos orgánicos.

Los tres platos que no te podés perder son: Panzottis Rellenos de carne braseada con garbanzos y rodajas de naranja en aceite verde, el cual está compuesto por el puerro, el perejil y rúcula. El segundo plato es más tradicional de la región y es Quinua con Papas Andinas. Otra especialidad de la casa es el Pollo a la Masala elaborada con 21 especias preparadas por el chef para otorgarle un sabor único. 

Como comenzó todo...

La historia se remonta a finales del siglo XIX cuando cuatro hermanos italianos llegaron a la Argentina. Uno de ellos Luigi Bartoletti se estableció en Salta. Armero de profesión comenzó un exitoso camino que lo llevó a consolidarse como un pujante comerciante y llegó a tener varios negocios, inclusive una concesionaria de autos. Entre los inmuebles que llegó a poseer destaca una impresionante casa de veraneo que mandó a construir en 1903 en la Quebrada de San Lorenzo. 

Don Luigi quería una réplica exacta de un castillo florentino e hizo traer al mismo realizador de Florencia, arquitecto Castagno, para que lo diseñara. La construcción de tres plantas posee una torre de 25 metros. Fueron los vecinos y pobladores de la zona los que empezaron a crear la leyenda de que el propio Bartoletti escondió un tesoro abajo de su castillo. Tras su muerte, uno de sus ocho hijos heredó la propiedad quién lo alquiló para diversos fines hasta que finalmente lo puso a la venta. 

 

Rating: 0/5.