Skip to main content

Viedma, un viaje que impresionará a tus amigos

La diversidad de paisajes invita a disfrutar de cada escenario.
Río Negro
La diversidad de paisajes invita a disfrutar de cada escenario.
19 enero, 2020

Viedma, capital de la provincia de Río Negro y que soñó con ser la de la Argentina, es la puerta de entrada a la Patagonia costera. Junto a Carmen de Patagones, deshermanadas por un río, son una comarca turística, un lugar para saludar de camino a las playas del sur.

Todo comenzó en abril de 1779 cuando Francisco de Viedma y Narváez funda un fuerte al que llama “Nuestra Señora del Carmen”. Muy pocos saben que en marzo de 1827 se libró en el lugar una batalla decisiva contra la conquista del Imperio del Brasil. El bloqueo del puerto de Buenos Aires por la armada brasileña trasladó el centro de operaciones a la Ensenada de Barragán y por último a Patagones, que para 1827, constituía el único puerto seguro de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Cómo ha pasado en muchos peldaños de nuestra historia, el gobierno central se negó a enviar ayuda a la zona, lo que engendró una gesta histórica que se recuerdo todos los 7 de marzo con un gran festival. El pueblo de la comarca tomó las armas junto a los pocos hombres del fuerte local al que se sumaron grupo de corsarios y, entre todos, derrotaron a la escuadra brasileña. Como trofeo de guerra se atesoran dos banderas imperiales brasileñas exhibidas en la Capilla Nuestra Señora del Carmen.

Qué visitar en Viedma

Al estar sobre la costa del río mas importante de la Patagonia Argentina, hace que la actividad náutica sea predominante, esto le ha dado el título de la capital nacional del Kayak. El cauce de agua es navegable por muchos kilómetros se ofrece, entonces, un paseo de 90 minutos en catamarán para regocijarse del espectáculo que entregan sus costas.

Para disfrutar del placer de caminar por una ciudad cargada de historia, existe un circuito histórico cultural en los que se observan edificios que datan de 1880 que sobrevivieron al gran desbordamiento de 1889. Entre ellos están el Consejo Deliberante y el Edificio Histórico Municipal.

Con auto y en un día de travesía lo mas bello es el Camino de la Costa conocido por los lugareños como la Ruta de los Acantilados. Es un viaje desde la ciudad por la Ruta Provincial 1 serpenteando el litoral rionegrino hasta el puerto de aguas profundas San Antonio Este. Un camino para tomarse el tiempo de descender en cada hito para recrearse de su perfección y sosiego.

A poco de andar se llega al estuario El Pescadero. Allí se observa de que manera las aguas del río Negro se entregan mansas al devorador Mar Argentino. Grandes médanos hacen un lugar ideal para la diversión de la familia.

En el kilómetro 30 del recorrido esta el balneario El Condor, último centro de servicios hasta el destino por lo que se recomienda llenar allí el tanque de combustible. Playas vastas jamás vistas, donde el mar y el viento son los vitales protagonistas. Se practica carrovelismo, kitesurf, parapente y surf. Además, se tropieza allí con la Colonia de Loros Barranqueros más grande del mundo. Más de 35.000 nidos activos horadados sobre 12 kilómetros de pared del acantilado y ocupados todo el año. A dos kilómetros del balneario se tropieza el faro, en funcionamiento, más antiguo de toda la Patagonia. Es, también, Patrimonio Cultural de la Humanidad. Su construcción es en adobe y se puede ingresar para aguzar los sentidos con la confluencia del río Negro y el océano Atlántico. Además, se tiene una total única de toda la zona.

Balneario El Condor

Dieciséis kilómetros al sur de El Condor está un espigón natural, una línea de acantilados que avanzan sobre la playa, un lugar ideal para la pesca deportiva. Se captura el sabroso pejerrey manila, róbalos, gatuzos entre otros. A pocos metros del rompeolas se accede a una atmósfera natural de inigualable belleza, caracterizada por sus aguas traslúcidas, de ahí el nombre de Playa Bonita.

A 60 kilómetros de Viedma esta la Lobería, una playa ciertamente única por sus piletones naturales originados en las restingas que abundan en la costa. Con la bajamar, en verano, esos huecos de agua son la delicia de los pequeños turistas. A 5 minutos se ubica la primera reserva faunística de la Patagonia. En Punta Bermeja más de 4000 lobos marinos de un pelo conviven todo el año. Hay un centro de interpretación faunístico y guardafaunas dispuestos a responder todas las preguntas.

La Lobería

Junto a Bahía Rosas, Bahía Creek, el balneario más pequeño de la Argentina, componen las únicas playas sin acantilados en el Camino de la Costa. La profundidad de sus aguas permite que se un sitio óptimo para la pesca la especie escalandrum del tiburón. Una leyenda urbana asegura que hay enterrados restos de un submarino alemán, tras un desembarco luego de la Segunda Guerra Mundial.

Un poco más allá está la reserva Caleta de los Loros, área protegida donde tierra adentro hay más posibilidades de seguir encontrando fauna: maras, armadillos, guanacos, gatos monteses, vizcachas.

Finalmente se llega a Punta Mejillón, una playa de arenas finas y aguas cristalinas, que lleva este nombre por la abundancia de ese molusco. Esta zona es conocida popularmente como “Pozo Salado”.

Atmósferas naturales de ilimitada belleza, definidos como sitios ideales para la pesca y fascinados por ser depositarios de una gran diversidad de flora y fauna, hacen de este circuito un porque se debe conocer la ciudad de Viedma o sus alrededores.

No votes yet.
Por favor espere.....

Un comentario para “Viedma, un viaje que impresionará a tus amigos”

  • HERALDO

    ES LO MAS HERMOSO ,DE LA ARGENTINA Y SU SALVAJISMO,VIRGEN EN MUCHOS DE ESOS LUGARES,NOS TRANSPORTA ,A UN PASADO ,LEJANO ,LLENO DE PREGUNTA SIN RESPUESTA..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X