Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Una reserva natural casi en la Ciudad

A 8 kilómetros de la Ciudad de Mendoza se ubica la Reserva Natural Divisadero Largo, con más de 200 millones de años de historias.

No es necesario hacer grandes distancias para encontrar una reserva natural tan imponente. Basta con movernos un poco hacia el oeste de la Ciudad de Mendoza para encontrar la Reserva Natural Divisadero Largo y restos fósiles con más de 200 millones de años de antigüedad. Se trata de un verdadero viaje al pasado. Es que todo parece permanecer intacto desde aquella época.

La reserva comprende 492 hectáreas, y está ubicada en el piedemonte de la precordillera, a 8 kilómetros al oeste de la Ciudad de Mendoza, entre los departamentos Capital y Las Heras. Fue declarada Área Natural Protegida en 1983. Su nombre hace referencia al Cerro Divisadero, desde el cual los nativos avistaban el tránsito de las manadas de guanacos y otros animales para darles cacería. En su interior, expone un conjunto de afloramiento de rocas sedimentarias fosilíferas formadas durante un lapso de más de 200 millones de años.

La reserva presenta características únicas en cuanto a su formación geológica. Esto la hace objeto de análisis del sector científico, pero también del educativo y académico. Existe, debajo, una falla geológica que con su desplazamiento ha permitido el afloramiento de diferentes niveles de rocas de origen sedimentario, que representan un intervalo de tiempo mayor de 200 millones de años.

Divisadero Largo nos invita a realizar un viaje en el tiempo, a tomar contacto con una historia muy antigua de nuestra región. La evidencia de ambientes diversos y restos fósiles de animales y vegetales que habitaron en el pasado, nos ayudará, tal vez, no solo a captar la intensa dinámica y diversidad de nuestro planeta, sino a establecer una relación más estrecha con el medioambiente que nos rodea.

Cuenca cuyana