Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Un cerro en la ciudad

El Cerro de la Gloria se ubica a escasos metros de la ciudad de Mendoza. Se trata de un espacio turístico, de paseo y de actividad física.

Emplazado en el Parque General San Martín, el Cerro de la Gloria asoma hacia el oeste de la ciudad de Mendoza, casi en la zona precordillerana. Muestra una extraña vegetación, pensando en que sus laderas están cubiertas de arbustos, plantas y árboles, de un verde vivo, mientras que Mendoza, en general, es terreno árido, como varias veces se ha explicado en este sitio. Y, si bien se trata de un cerro, lo cierto es que su altura no es de destacar, en absoluto. Apenas un “chichón del suelo”.

 

Ingresando por los “portones del parque”, subiendo por la Avenida del Libertador, encontraremos, al final de su recorrido, el Cerro de la Gloria. Este trayecto puede hacerse caminando, corriendo, en bici, patinando o en vehículo. Una vez en la base, podemos subir de múltiples maneras. Una calle asfaltada asciende hasta la cima, con curvas y pendientes. Esta puede completarse en cualquiera de los medios de transporte descriptos anteriormente. Pero, para los que se la aguantan un poco más, existen unas escaleras, muy empinadas, que suelen ser recorridas por los más entrenados deportistas.

Una vez en la cima, la vista se lleva todo. Hacia el oeste se contempla el cordón montañoso, denominador común de nuestra provincia. Hacia el este, la ciudad, con vista panorámica. Pero eso no es todo, en la cumbre del cerro hay ofertas gastronómicas, quioscos y, lo más importante, un monumento histórico al Ejército de Los Andes.

El monumento que tuviste en tus manos

Sí, el monumento que está en la punta del cerro también estuvo en tus manos alguna vez. Aunque en sentido figurativo, claro. Es que el próximamente obsoleto billete de 5 pesos lo muestra en su reverso, detrás del rostro de José de San Martín. Sí, ese es el monumento al Ejército de Los Andes.

En principio, se compone de una serie de escalinatas muy largas y pronunciadas. Mientras que, al subirlas, y después de recuperar el aire a la sombra, se levanta la majestad del monumento que fue inaugurado el 12 de febrero de 1914, en el 97° aniversario de la batalla de Chacabuco. Fue realizado por el escultor uruguayo Juan Manuel Ferrari, que fusionó dos modelos de maquetas iniciales en uno solo.​ Consta de una base de rocas de varias toneladas y de unas grandes esculturas en bronces que se realizaron en Buenos Aires.

 

Alguna vez hubo un zoológico

Hasta hace algunos años, en la ladera este del Cerro de la Gloria, funcionó el zoológico provincial. Un camino asfaltado permitía a los visitantes completar el recorrido, pasando por las jaulas y los reductos de animales autóctonos, pero, también, de otros tantos exóticos. El sufrimiento de estos últimos suscitó la decisión de cerrar las puertas del zoo y transformarlo en Ecoparque. Buena medida.

Rating: 0/5.