Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Mendoza, por esto tenés que visitarla

Conocida por sus plazas y sus calles arboladas recorridas por acequias, Mendoza es una de las ciudades más bellas de Argentina.

Capital política, administrativa y financiera de la provincia, la ciudad de Mendoza fue fundada por Pedro del Castillo en 1561. En su centro cívico se levantaron el Cabildo de Mendoza, la Iglesia Matriz y la Plaza Mayor. Un devastador terremoto convirtió en escombros en 1861 a la antigua ciudad. Por ese motivo fue trasladada hacia su emplazamiento actual, donde se construyeron amplias calles con árboles que forman túneles y kilómetros de acequias que llevan el agua de los ríos de montaña. Las ruinas de las primeras edificaciones están resguardadas en el Museo del Área Fundacional, donde los turistas pueden adentrarse en la historia recorriendo cada una de las salas que representan el paso del tiempo en la urbe.

Mendoza hoy se enorgullece de los diversos espacios verdes que embellecen la ciudad, levantada sobre un territorio árido: las plazas Independencia, San Martín, España, Italia y Chile rinden homenaje a países que colaboraron para construir la nueva ciudad o a episodios históricos destacados.

El Parque Gral. San Martín es el exponente máximo del trabajo del hombre que convirtió una tierra desértica en una ciudad verde. Desde su entrada, con imponentes portones de estilo inglés, hasta los grupos escultóricos, fuentes, lago artificial y clubes deportivos en sus más de 500 ha. le otorgan un sello único.

Otros puntos de interés son la fuente de los Continentes, el lago (de 1 km. de largo), el Rosedal Presidente Yrigoyen y el Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas Juan Cornelio Moyano. Allí se visita además el Cerro de la Gloria, con el monumento al Ejército Libertador, obra escultórica de gran magnitud; el Ecoparque y el Estadio Mundialista Malvinas Argentinas. Otro imperdible en el parque es el Teatro Griego Frank Romero Day, escenario al aire libre donde se realiza la Fiesta Nacional de la Vendimia el primer domingo de marzo de cada año.

En el centro de la ciudad, el paseo peatonal Sarmiento con sus pérgolas, floridos canteros, locales y bares que invitan a sentarse a tomar algo al aire libre, es otra de las postales típicas de la ciudad.

La historia de Mendoza puede recorrerse en los múltiples espacios que preservan su patrimonio cultural e histórico. Algunos ejemplos son las Ruinas Jesuíticas de San Francisco, el Museo San Martín (Alameda) y el Museo del Pasado Cuyano. Entre los edificios religiosos destaca también la Catedral Nuestra Señora de Loreto. La noche mendocina se disfruta en todo su esplendor en la calle Arístides, con bares, cervecerías, restaurantes, pubs, música y diversión para todas las edades.