Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Malargüe: tierra de volcanes y algo más...

Argentina es diversa, extensa y maravillosa. En esta nota te compartimos todo sobre un desierto negro, plagado de volcanes, historia y propuestas sorprendentes.

En el corazón de Argentina, en la región cuyana, se encuentra un tesoro geológico único en Sudamérica: la Reserva Provincial La Payunia. Se trata de un extenso territorio con condiciones excepcionales, encallado en la pintoresca localidad de Malargüe. La reserva también es conocida como "el desierto negro" de Argentina, ya que el suelo está cubierto por mantos de lava fragmentada que le otorgan ese color.

En el sur provincial de Mendoza, a 160 kilómetros de la ciudad cabecera del departamento, se encuentra este paraíso. Este rincón sorprendente es conocido por albergar la mayor concentración de volcanes del continente. Por eso, tiene fama a nivel continental e internacional. 

La Payunia

 La Payunia fue declarada en 1982, bajo el nombre de El Payén, Reserva Natural. Su nombre proviene de las voces pehuenes Payunia o Payún, que podría ser traducido como "sitio donde se halla el cobre".

Este desierto negro cuenta con más de 800 conos volcánicos dispersos en el vasto y extenso territorio cuyano. Entre los más destacados se encuentran el Morado, el Payún Matrú, el Payún Liso, el Santa María, el Patahuilloso, Los Loros, el imponente Carapacho y el fascinante Malacara. Cada uno con características particulares.

Tierra de volcanes y algo más…

Esta región, además de su impactante paisaje volcánico, es testigo de prácticas ancestrales como la trashumancia. La gente local lleva a sus animales a las zonas de mejor pastura durante la veranada, con un patrón de movimiento constante entre las altas montañas y las laderas fértiles. Más que volcanes, aquí se esconde un estilo de vida y prácticas ancestrales que nos revelan de dónde venimos y hacia donde vamos. 

La cultura local, la presencia de los conocimientos pehuenches y sus prácticas originarias, también son parte del mágico encanto de Malargüe.

El origen y el fin

La historia geológica de La Payunia se remonta a millones de años atrás. Por eso, su suelo es testigo del cambio, la transformación y de una historia ancestral. 

Los guías locales relatan cómo se conformó el paisaje a partir del choque de placas continentales y erupciones volcánicas. Fueron muchísimos factores los que influyeron en el resultado final: un vasto conjunto de imponentes volcanes en diferentes estados y con diferentes características. 

Una de las historias más icónicas de este lugar, es la de la erupción del volcán Descabezado en 1932. En ese episodio, la región fue cubierta por la oscuridad durante tres días, y las conjeturas sobre lo sucedido fueron muchas: hasta se generaron teorías sobre el fin del mundo. 

Tierra de estudios

Por su magia y particularidades geológicas, la región se convirtió en un lugar de estudio para científicos y geólogos. La geodiversidad y su riqueza paleontológica despertaron un interés en toda la comunidad de estudiosos, pero también de almas aventureras con sed de conocimiento. 

Tierra de sabores

Malargüe es conocida por muchas cosas. Y, sobre todo, en los últimos años se comenzó a explotar turísticamente. Por eso, también es popular su gastronomía. De hecho, cuenta la leyenda que allí se cocina el chivito más sabroso del país.

Más allá de sus delicias gastronómicas, la región ofrece una experiencia completa para los visitantes. En estas tierras existen múltiples opciones para todos los gustos en cuestiones de hospitalidad, comidas y actividades. 

Malargüe se erige como un destino imperdible en el itinerario de cualquier viajero en busca de experiencias auténticas y memorables. ¿Conocías este destino? ¡Anotalo en tu lista!

 

Imagen: El Portal de Mendoza

Rating: 0/5.