Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Glamping en Mendoza, a tarifas accesibles

Muchos viajeros eligen para sus vacaciones estar en contacto con la naturaleza sin relegar el confort, el glamping es la alternativa.

En la actualidad Malargüe, Mendoza, tiene 4 atractivos complejos adaptados al Glamping. Te contamos los detalles de cada uno

 Valle Hermoso

El el Complejo de Laguna de Valle Hermoso, se encuentra sobre la RP 222 a 27 kilómetros del valle de Las Leñas. Donde nacen los Rio Cobre y Tordillo los primordiales cauces de agua que forman el Rio Grande. El lugar es maravilloso y es indicado por los viajeros como uno de los paraísos naturales más destacables de la Cordillera de Los Andes. Ahí donde el cielo se hace infinito el lugar posee tres domos, para 8, 6 y 2 personas. Todos con todo el equipamiento necesario vivir una estadía inolvidable.

Complejo Real del Pehuenche

Otro de los complejos que invita a vivir la experiencia Glamping comunitaria es el Complejo Real del Pehuenche, al pie del Cerro Campanario, situado en el límite con Chile y se llega por la ruta 145. En este lugar exclusivo, por su espléndido paisaje, también hay tres colosales domos. El primero, equipado con una mesa de hidratación, con infusiones, agua fría, caliente y frutas. Tiene una sala de estar para comunicar con las recámaras, una moderna salamandra da calor en las noches. Además, posee una pequeña biblioteca y espacio para lectura. El segundo es el dormitorio, equipado con colchonetas particulares de alta consistencia para brindar un buen descanso, algo para tener en cuenta es que es compartido. Y la última aloja la cocina, desde donde salen deliciosos y saludables menús, los cuales aportarán el combustible primordial para un óptimo desempeño en la montaña.

Castillos de Pincheira

El Camping Castillos de Pincheira, posee dos domos para 2 y 4 personas, configurado especialmente para parejas o familias. Cada uno de ellos está equipado con somieres, si el visitante lo desea se le provee ropa de cama y acolchados de pluma. El ámbito cordillerano llama la atención tanto de día como de noche y es que Malargüe ofrece los cielos más claros de Mendoza. El descanso y el placer de la naturaleza está asegurado. Se suma a esto una exquisita gastronomía, donde el chivito malargüino es la estrella indiscutida de todos los almuerzos aparte del buen vino. Una vivencia totalmente novedosa.

Parador Turístico Poti Malal