Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Esos Cubos, en algún lugar de Luján de Cuyo

Una enorme estructura de cemento en medio de un lugar insospechado. Te contamos por qué anualmente miles de turistas se acercan para conocerla.

El mundo está repleto de estructuras históricas o construcciones que esconden secretos y enigmas. Muchos de ellos han sido interpretados y otros son, al día de hoy, un enigma por resolver. Desde hace algunos años, y casi en secreto, ha surgido un nuevo punto de encuentro para propios y ajenos en Mendoza. Se trata de una vieja estructura o construcción que nunca fue terminada. No se sabe para qué iba a ser utilizada. Lo cierto es que, por su composición, se la conoce como “Los Cubos” o “La Estructura” y, en ella, las personas pasan tardes y noche enteras contemplando la espectacular vista que ofrece, con mates o asado de fondo.

Ubicación

Está emplazada a 41 kilómetros de la Ciudad de Mendoza, dentro del departamento de Luján de Cuyo. Se accede a ella tomando la RN 7, camino hacia Chile, pero desviándonos en la variante que nos lleva a la destilería de YPF. Detrás de ella se encuentran Los Cubos.

Sobre Los Cubos

En 2017 comenzó a tomarse en consideración por parte de los más jóvenes. Cansados de ir al Dique Potrerillos o a la montaña, encontraron en esta vieja construcción un nuevo escenario para pasar un momento entre amigos. Pero con el paso del tiempo, Los Cubos fueron visitados por personas de todas las edades, grupos de amigos y familias completas. En cualquier momento del día. Es que, su ubicación, de cara a la precordillera de Los Andes, regala una vista única, a cualquier hora. Unos mates por la mañana son una buena opción. Pero también lo es un asado de mediodía o por la noche. O, incluso, un picnic de media tarde.

En cuanto a su forma, algunos creen que el edificio estaba destinado a albergar una bodega, otros eligen la opción de una fábrica e, incluso, se ha especulado con que Los Cubos tenían la misión de ser un lujoso hotel. Cualquiera de las opciones sería viable, sin ser uno arquitecto. Se divide en tres grandes bloques unidos, siendo el primero sólo una planta baja, el segundo de tres pisos y el tercero, de seis. La gracia es subir las escaleras hasta el último piso transformándose en la plataforma de observación al aire libre más alta de la región. Contemplar desde allí la naturaleza, tomar algunas fotos y complacerse con el instante.

El acceso es totalmente libre. Nadie, hasta el momento, se ha presentado como dueño o apoderado como para evacuar a la gente del lugar. Como las Lineas de Nazca en Peru sigue siendo un misterio quien lo construyó. Pero, ahora tenés un nuevo lugar para visitar. Los mendocinos lo promocionan de boca en boca, casi en secreto. Pero nosotros queremos que te sientas un mendocino más cuando nos visites.

Rating: 0/5.