Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La Pampa, una opción para hacer turismo en Argentina

La Pampa despliega ante nuestros ojos una multiplicidad de opciones en materia de turismo rural. Todas ellas posibilitan el encuentro con uno mismo.

En la provincia de La Pampa el horizonte llano es un desafío al descubrimiento. El viajero entrecierra los ojos e intenta descifrar aquel puntito negro y lejano, que asoma luego de kilómetros y kilómetros de pasturas en la mañana ardiente. ¿Una vaca, un caballo, un poste? Desde su reposera, ese intento vano por reconocer la siluetita es un juego simplón, pero también un condimento más para lograr un estado de ensoñación, de relax. El resto de los condimentos llega por la tarde: repaso de tareas campestres, asado con cuero regado con tinto, una cabalgata corta y un té con tortas artesanales.

La provincia de La Pampa es la que despliega ante el visitante múltiples vivencias como las descriptas. Pasar el día o alojarse en estancias pampeanas redunda en una experiencia inolvidable y enriquecedora, una excelente propuesta para tomar contacto con las más profundas raíces telúricas. De carácter criollo o con influencia europea, es la hospitalidad lo que caracteriza a todas estas propiedades.

El turismo en estancias es un producto demandado por quienes buscan un cambio de ambiente; un espacio no contaminado; un lugar no masificado; un acercamiento con la naturaleza, la forma de vida tradicional y el contacto con la gente local.

Qué es el turismo de estancias

Distribuidos en distintos puntos de la provincia, los establecimientos rurales invitan al turista a pasar días diferentes en la inmensidad de la llanura con amaneceres espléndidos y puestas de sol únicas e inolvidables. La preferencia de los viajeros por alternativas de agroturismo y turismo de estancias crecerá postpandemia, razón por la cual La Pampa se prepara permanentemente para recibir esta nueva demanda. Las estancias de la provincia abren sus puertas al turista y lo invitan a compartir el entorno natural y cultural a través de actividades que contienen un alto componente vivencial.

A su vez, en los últimos años el turismo rural se ha venido desarrollando en forma creciente como una actividad que ganó terreno en las economías locales y regionales. De esta manera, configura una nueva forma de trabajo, conocida como empleo rural no agrícola, y genera vínculos con la industria, el comercio y otros servicios, que contribuyen a consolidar los procesos de desarrollo. Es decir, este proyecto no se involucra solamente con la actividad sino también con aquellos servicios que la región puede ofrecer, combinándose con hotelería y gastronomía locales, entre otras actividades ligadas a la recreación.

Las estancias pampeanas

Existe una multiplicidad de recintos pampeanos con jerarquizada oferta de turismo rural. Entre ellos se destacan:

• Villaverde: Es la primera estancia turística pampeana. Un sitio histórico y reserva ecológica reconocida por la Secretaría de Turismo de la Nación y declarada de Interés Turístico Cultural por el Senado de la Nación. La casona principal cuenta con 30 hectáreas parquizadas y habitaciones en suite. De familia de campo, el lugar ofrece todo un concepto de vida rural, asociado a la paz, costumbres y comidas típicas elaboradas con productos de su granja. La estancia fue asentamiento mapuche y tiene todavía en pie el Fortín Huitrú, una reserva militar del año 1879, declarado de interés Turístico Nacional. Se ofrece avistaje de aves, caballerizas, carruajes de época, museo rural, galería de arte y programas educativos con reconocimiento oficial. Esta a cinco minutos del centro de Santa Rosa.

• A Puro Campo: situada en General Acha, a 150 km. de Santa Rosa en el kilómetro 40 de la RN 152. El establecimiento cuenta con amplias habitaciones pet friendly, comunicadas a una gran galería y a escasos metros del restaurante, de la piscina y de las cocheras cubiertas. Allí se puede practicar senderismo, cabalgatas, observación de flora y fauna, y avistaje de aves, entre otras actividades. También es posible conocer los distintos trabajos de campo (manejo de hacienda, siembra y yerra, entre otros según la época del año).