clima-header

Buenos Aires - - Domingo 28 De Noviembre

Home Turismo Córdoba Un triángulo que vale la pena conocer

Un triángulo que vale la pena conocer

En la provincia de Córdoba existe un circuito que da cuenta de un aspecto fundamental de nuestra historia: el legado jesuita.

tag-posta
Córdoba
estancia Santa Catalina

Un país es el producto de todo lo que pasó por su suelo a lo largo de los años. Cada persona, cada religión, cada idioma y cada idea moldean lo que terminamos siendo, para luego seguir transformándonos.

En la provincia de Córdoba, a pocos kilómetros de la capital, existe un circuito que da cuenta de un aspecto fundamental de nuestra historia: el legado jesuita. Tres localidades muy cercanas entre sí nos ofrecen la posibilidad de visitar algunas de las estancias que la Compañía de Jesús tenía en esta parte del centro del país. Conocido como el Triángulo Jesuítico, este recorrido nos brinda la posibilidad de adentrarnos en el corazón productivo de esta orden.

Los primeros jesuitas llegaron cerca de 1589 y se asentaron oficialmente en Córdoba en 1599. Desde allí comenzaron su misión de evangelizar y educar, pero para que esto se pudiera llevar a cabo necesitaban generar sus propios recursos. Así fue que, entre los siglos XVII y XVIII la orden adquirió o construyó estancias en las que se aseguraban el sustento económico para sus doctrinas. En estos establecimientos rurales, llegaron a tener miles de animales, viñas, cereales, nogales e industria. También dominaban varios oficios como la carpintería, la herrería, curtiembre, jabonería y panadería.


Estancia Caroya 

Las estancias que fundaron los jesuitas en la provincia eran seis: Estancia Caroya(1616), Jesús María (1618), Santa Catalina (1622), Alta Gracia (1643), La Candelaria (1678) y San Ignacio (1725). De estas seis, quedan en pie cinco, ya que de la estancia San Ignacio solo quedan las ruinas del casco en el camino entre Santa Rosa de Calamuchita y Amboy. El resto de las estancias aún conservan el esplendor de sus edificaciones y están protegidas por ser parte del Patrimonio de la humanidad de Unesco. Todas pueden visitarse en el llamado “Camino de las estancias Jesuíticas”

Como ya nombramos al principio, el mayor atractivo del turismo religioso cordobés es el Triángulo Jesuítico que se da en el recorrido que comienza por la estancia situada en Colonia Caroya. Allí podemos ver el enorme caserón colonial que servía de residencia de verano de los alumnos del colegio Monserrat. Se dice que fue la primera fábrica de armas blancas en el país, por eso se exhiben sables y espadas de la época independentista. 

El recorrido continua 4 kilómetros al norte, en la estancia Jesús María. Este edificio estaba dedicado especialmente a la producción vitivinícola. Allí se producían casi 12.000 litros anuales de vino que abastecian a la comunidad jesuita y cuyo excedente se destinaba a la venta. Hoy se pueden recorrer la bodega y los lugares donde se molían las uvas. 

El triángulo se completa con la visita a la estancia Santa Catalina. Es reconocida por su distintiva iglesia de estilo barroco colonial. Fue uno de los edificios más importantes fundados por la orden y la estancia de mayor extensión. Se caracterizó por su considerable producción ganadera: vacas, ovejas y mulas se criaban de a miles. También se destacaba por sus telares, herrerías y molinos. Al estar ubicada en un paraje inhóspito, alejado de las rutas principales, los religiosos tuvieron que llevar a cabo una serie de túneles subterráneos desde la vecina localidad de Ongamira  para proveerse de agua. Es la única estancia que aún pertenece a la familia que la adquirió en la subasta realizada por la Junta de Temporalidades, al momento de la expulsión de los jesuitas del país. Pertenece a los descendientes Francisco Antonio Diaz. 

 


estancia Jesús María

En resumidas cuentas un triángulo que vale la pena visitar. Una oportunidad excelente para conocer, descubrir y sumergirse en una parte de ese todo que es la historia de nuestro país y de los distintos movimientos que dejaron aquí su legado

 

Fecha de Publicación: 11/05/2018

Compartir
Califica este artículo
3.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Jesuitas leyendas El tesoro de los jesuitas, parte 1
Itatí, turismo religioso La Virgen de Itatí y el turismo religioso

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
Abel Ayerza Los crímenes mafiosos argentinos. Maten al chancho

En el verano de 1933 el país se conmocionó con el secuestro y asesinato de Abel Ayerza, obra de la m...

Deportes
Pascualito Pérez Pascual Pérez. Al héroe del deporte argentino desconocido

El boxeador mendocino fue el primer campeón mundial que tuvo la Argentina, y el único hasta hoy en e...

Deportes
River River logró su postergado título local, pero en un torneo sin rivales de peso

El equipo de Marcelo Gallardo demoró casi ocho años en conseguir la Copa de la Liga de Fútbol Profes...

Historia
Carlos Saavedra Lamas Carlos Saavedra Lamas. El primer Nobel argentino y latinoamericano

El 25 de noviembre de 1936 la Academia Sueca anunciaba el Nobel de la Paz para un diplomático que ma...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades