clima-header

Buenos Aires - - Lunes 23 De Mayo

Home Turismo Ciudad Autónoma de Buenos Aires Historia de los Barrios Porteños. Saavedra y Núñez, un rumbo común

Historia de los Barrios Porteños. Saavedra y Núñez, un rumbo común

Únicos barrios de Buenos Aires con acta de fundación, ambos celebran el 27 de abril el día que, a partir de una estación de tren, crecieron en cuadras arboladas que soñaron poetas y cantaron trovadores.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires
saavedra

Aquel domingo 27 de abril de 1873 Florencio Núnez vería coronado sus esfuerzos. Más de dos mi personas partieron de la estación 25 de Mayo, pegada a la Casa Rosada, hacía los lejanos parajes del arroyo Medrano. Iba a bordo una colorida banda y lo más granado del gabinete nacional y provincial. Llegaron a la actual estación Núñez, recién construída en terrenos cedidos por Don Florencio, y emprendieron camino a los Lagos de Saavedra, el primer pulmón verde que tuvo Buenos Aires, testigo de la historia ecológica entre el campo y la ciudad. Donde antes existían bañados anegadizos, en un par de meses Laurentino Carranza y Juan Antonio Buschiazzo, dos de los principales arquitectos de la modenización porteña, trazaron calles, nivelaron pisos y dieron forma a un barrio-parque, que completaría luego Carlos Thays veinte años después. Ya para ese entonces no existía la góndola que bendijo el sacerdote aquella tarde de gloria durante la presidencia de Sarmiento, una embarcación que cual canales de Venecia permitía surcar las actuales calles como Crisólogo Larralde. Como hoy no existe el molino de viento medieval, con puente levadizo, en el Parque Saavedra. “Pueblo Saavedra. La esperanza del Norte…-para- Los hombres inteligentes, los que creen en el porvenir”, titulaba el diario El Nacional, anunciando remates de lotes el día siguiente de 1873, que lentamente se irían poblando de manos laboriosas. Un porvenir de esperanza, verde, eso se respira acunados en la actualidad, en los mismos árboles añosos de Saavedra y Núñez.

Lo que en la época de la Colonia se conocía como el Pago de Monte Grande, en 1774 fue adquirido por Pedro Medrano de la Vega, que le dio su nombre al arroyo que corre entubado bajo la avenida García del Río desde 1938. Hasta que Núnez no puso sus ojos en esta zona con la intención de fundar un pueblo “llamado Saavedra, en honor de uno de nuestros próceres de la Independencia”,  gran parte de estas tierras estaban en propiedad del sobrino de Don Cornelio de Saavedra, presidente de la Primera Junta. Luis María de Saavedra establecería una floreciente chacra desde 1864, centro de abasto porteño, cuyo casco de estancia es el actual Museo Histórico Cornelio de Saavedra en el Parque General Paz -en 2021 cumplió cien años, decano de los museos públicos porteños- En este centro cultural del barrio, que funciona como sala de teatro y biblioteca, se conserva el acta fundacional de Saavedra y Núñez, “En el partido de Belgrano a los veintisiete días del mes de Abril de mil ochocientos setenta y tres, habiendo resuelto los señores Núñez, Rocha, Etchegaray, Macías y Montes hacer bendecir y dar el nombre de “SAAVEDRA” (uno de los próceres de la Independencia) al nuevo pueblo que están formando al extremo Norte de este Municipio, que contiene en su centro un gran parque, con lagos e islotes circundado todo de un canal de 30 cuadras de circunvalación y en cuyas aguas flotaba una góndola, siendo Padrino de aquel acto el Esmo. Señor Gobernador de la Provincia don Mariano Acosta tuvo ella lugar el día de hoy en el sitio preparado al efecto. Terminada la bendición, la concurrencia, que era muy numerosa y de lo más selecto de la ciudad de Buenos Aires y de Belgrano, se dirigió por entre bandas de música, ejecutando la marcha Nacional, a un banquete de quinientos cubiertos, preparado bajo un inmenso toldo. En aquel momento pronunciaron distinguidos ciudadanos elocuentes discursos alusivos al acto, haciendo notar el espíritu de progreso, de unión y confraternidad que animaba a Extranjeros y Argentinos bajo la égida de nuestras instituciones y garantido por la paz de que felizmente goza la República. Enseguida, se levantó esta acta que fue sellada con el sello municipal, firmándola a nombre del Padrino el señor Juez de Paz que presidió el acto, los municipales y secretario del partido”, cerraba del ejido urbano que se incorporaría a la ciudad con la federalización en 1880, y que solamente se separarían los barrios en 1891, con la inauguración de la estación Saavedra.

 

“Lecturas disponibles allí mismito, en el propio parque”

La zona se fue poblando con inmigrantes españoles, italianos y alemanes durante los primeros años del siglo, y así se dibujó su paisaje de casas bajas, jardines sencillos y altas arboledas. Núñez y Saavedra crecieron muy lentamente ya que hasta los treinta eran las menos las calles adoquinadas, y aún se compraba la leche directamente de la vaca. Las últimas pulperías trabajarían en estos barrios, y en avenida Cabildo y Crisólogo Larralde funcionó la célebre pulpería Las Palmitas de Segundo Gallegos y el almacén de Tomás Lambruschini, donde se proveían los chacareros y labradores del lugar. Los humildes caseríos, sin veredes y con cabras pastando en las puertas, crecían alrededor de la estaciones de tren, y de la casa del hacendado Núñez en la actual avenida Cabildo, entre Republiquetas (hoy Crisólogo Larralde) y Núñez. Calle de Saavedra ésta última, según el historiador Alberto Córdoba, que no recuerda al fundador del barrio, Florencio Emeterio, el último intendente de Belgrano que por negocios y problemas económicos fue vendiendo a privados y el Estado las tierras que compró con fines de remate, sino a Ignacio Núñez, patriota de la Independencia, de acuerdo a las actas de la comisión nomencladora de 1893.

A comienzos del siglo XX se podían ver por allí las tropas de arreo, desde y hacia el norte de la provincia. Un estampa realmente rural de Saavedra y Núñez aparece en la novela de Leónidas Barletta “La ciudad de un hombre” (1943), con paisanos entre caminos de tuna, ombúes, arroyos y al fin, un bosque. Norah Lange, Leopoldo Marechal, Adolfo Bioy Casares, Néstor Sánchez, entre otros, retratarían este limbo de ensoñación y peligro, y Adán Buenosayres” (1948) de Marechal sería la cumbre de la mitología porteña horneada en Saavedra.

saavedra

“Aprovechando la bifurcación del arroyo Medrano en dos brazos y la formación de un remanso en una parte de su tramo, entre las hoy calles Melián y Pinto, construyen un parque de 126.377 m2 (llamado el Paseo del Lago) circundado por una zanja inundada por sus aguas y con un puente levadizo, adornado con glorietas , bustos, estatuas y dos hermosas parejas de leones de hierro -animales de metal luego en Parque Centenario”, rescata de los primeros tiempos del Parque Saavedra Eduardo Pombo, en “Saavedra. Un barrio y un tiempo añorados”, que con el paso del tiempo, y las devastadores inundanciones del novecientos, quizá se transformó en el indómito bosque de Barletta. La municipalidad compra en 1908 el Lago por $ 203.500 pesos, lo estaba arrendando desde 1893 con el fin de construir en los alrededores el Hotel de los Inmigrantes -hoy en Puerto Madero-, y encarga a Thays y el naturalista Clemente Onelli, a la sazón director del zoológico, una completa refuncionalización el ahora parque público, llamado Paseo Saavedra. El tanguero Edmundo Rivero evoca en su libro de memorias al parque creado por Onelli en 1912, “tenía un foso en derredor y un puente levadizo. Al caer la tarde, el puente se izaba, dejando al parque aislado del barrio. Por si fuese poco había también una especie de castillo con su torre, falsamente medieval. Era la escenografía perfecta para revivir historias leídas en Dumas o Salgari, lecturas disponibles allí mismito, en el propio parque. Porque nuestra ciudad fue, alguna vez, capaz de pensar sus parques más alejados con lugares para la música y para la lectura. En ese de Saavedra había una muy buena biblioteca municipal, donde yo, como la mayor parte de mis compañeros, pude conocer a D’Artagnan y a Sandokan, asombrarme ante las anticipaciones de Verne, que nos parecían imposibles y, en caso de audacia mayor –como yo llegué a tener –, aventurarme en otras magias superiores como la Divina Comedia”, cerraba el músico, uno de los tantos que cobijó el barrio, teniendo quizá el mayor vecino ilustre de Saavedra en el enorme cantor Roberto Goyeneche, que frecuentaba el bar La Sirena, antes pulpería, de avenida Balbín y Núñez, hoy un supermercado.

saavedra

Bonitas páginas porteñas en Saavedra y Núñez

“Saavedra ofrecía en 1926 el aspecto de un barrio en formación”, grafica Miguel Malaponte en un panoroma que no distaba de Núñez, con la salvedad allí del magnífico Tiro Federal (1891, comprado en 2021 por el Grupo Werthein y el Fideicomiso Buenos Aires Landmark por US$151.5 millones), la Escuela de Mecánica de la Armada (hoy Espacio de la Memoria y Derechos Humanos), o la escuela técnica Lorenzo Raggio, “con muchos terrenos baldíos, manzanas enteras que ni siquiera tenían cercos; habían grandes quintas de verduras que ocupaban varias manzanas; los quinteros usaban la noria para sacar el agua y un matungo manso dele darle vueltas con la calesita…la veredas de ladrillos con defensas de alambres para evitar la vacas…el alumbrado público con faroles a querosene o alcohol…luz eléctrica solamente en la avenida Cabildo…tranvías tirados a caballo”. Entre los treinta y cuarenta se apuntalarían las obras públicas en los barrios con el entubamiento de arroyos, la compra en 1934 a los herederos de Saavedra de 69 hectáreas cercanas a la avenida General Paz -hoy repartidas entre el Parque Gral. Paz y el Parque Sarmiento-,  y aparece el Barrio Brigadier Cornelio de Saavedra (1948), 428 viviendas, un templo, un cine teatro, una escuela, una galería comercial, una oficina de correo y telecomunicaciones, un garaje con capacidad para 100 vehículos y una estación de servicio, obra del urbanista británico Ebenezer Howard; el Barrio Mitre (1958) y, sucesivamente, el Barrio Sarmiento y el Barrio Presidente Roque Sáenz Peña en Saavedra. En Núñez se vive un proceso similar, acentuando el perfil de barrio residencial, con el hito de la inauguración del Estadio de River Plate en 1938 -en verdad, en los límites de Belgrano.

Monumental

Núñez y Saavedra preservan el acervo ecológico y social de una ciudad que fue creciendo a ritmo vertiginoso, en cuadras con la mayor densidad de esparcimiento y deporte al aire libre. Aquí el tiempo se conjura, “el barrio conserva una edificación de viviendas bajas y un aire tranquilo a pesar de la amenaza de los edificios de departamentos que se levantan sorpresivamente”, enfatiza elarcondelahistoria.com. Y, tal cual las memorias de Lange en su “Cuaderno de la infancia”, caminar entre casuarinas,cedros, sauces o timbós, repetir el viaje funanbulesco del Adán de Marechal, o revalorizar la legendaria Barra de Tomasol de Sánchez, significa en estos barrios de mil cuentos, redescubrir la esencia fabuladora, esperanzadora, porteña.

 

Fuentes: Malaponte, M. A. Barrio Saavedra. Su Parque Brigadier Cornelio de Saavedra. El Arroyo Medrano. Recopilación y recuerdos en una breve historia en Colección de Estudios Históricos sobre la Ciudad de Buenos Aires. Nro 2. Junta Central de Estudios Históricos de la Ciudad de Buenos Aires 1986; Córdoba, A. O. El barrio de Belgrano. Buenos Aires: MCBA. 1968; Berruti, R. Evolución histórica de los barrios Saavedra y Núñez. Buenos Aires: Edición del autor. 1995; barriada.com.ar; lacomuna12.com.ar

Imágenes: Buenos Aires.gob

Fecha de Publicación: 27/04/2022

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Parque Avellaneda Historia de los barrios porteños. Parque Avellaneda, solidaridad
Mataderos Historia de los barrios porteños. Mataderos, la flor campera de Buenos Aires

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Arte y Literatura
TyPEO Editoriales en TyPEO. “A la crisis nosotros respondemos con la organización”

Plato fuerte de la última Feria del Libro 2022, las editoriales independientes agrupadas marcan las...

Arte y Literatura
Filba 2022 Filba Nacional Mar del Plata. Una voz amiga

La Feliz recibe a escritores y público en el retorno presencial de Filba Nacional, del 26 al 28 de m...

Buenos Aires
Parque Chacabuco Historia de los barrios porteños. Parque Chacabuco, la chispa verde

Orígenes que funden jesuitas y polvorines, esta barriada de clase media late bajo las sombras de año...

Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Pompeya Historia de los barrios porteños. Pompeya, paredón y más que después

Barriada populosa íntimamente ligada a los acontecimientos que hicieron la ciudad, Pompeya creció co...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades