Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Gran Dabbang, un lugar para visitar

Explosivos sabores asiáticos y latinoamericanos en un bodegón relajado de Buenos Aires.

El chef Mariano Ramón combina a la perfección todo lo aprendido a lo largo de su recorrido para llegar a lo que hoy es Gran Dabbang, que se encuentra dentro de los 50 mejores restaurantes de Latinoamérica. Mariano mixtura de manera extraordinaria los sabores que el viajero encuentra en la comida callejera de Asia a Buenos Aires. Lo hace desde un local en la avenida Raul S. Ortiz entre Honduras y El Salvador.  Su estilo está basado en sabores e ingredientes asiáticos y los reúne con un toque latinoamericano para crear una experiencia sensorial original.

Con tan solo 18 años y el deseo de transformarse en Chef comenzó, como decimos en el barrio “de abajo”. Trabajó en el restaurante que Francis Mallmann tenía en La Boca, Patagonia Sur. Después lo hizo con Narda Lepes para emigrar mas tarde a Uruguay, Perú, España y Nueva Zelanda. Desde allí decidió descubrir los sabores de Asia en cocinas de Tailandia, Vietnam, Laos, Malasia e India. De ahí viajó a Inglaterra para regresar en 2012 a nuestro país y abrir Gran Dabbang dos años después.

Con alrededor de 10 platos pequeños salados para elegir, es fácil considerar la experiencia Dabbang un menú degustación relajado. Perfeccionando sus conocimientos asiáticos - y los vegetarianos apreciarán el papel principal que le da a los verdes - cocina opciones como alcauciles en tamarillo leche de tigre y mantequilla de maní, pakorade acelgas suizas, curry de cordero ahumado o conejo marinado con cúrcuma.

El local es sencillo, la decoración es exigua y el área presenta un ambiente distendido e informal. Las mesas son las que podemos encontrar en cualquier bodegón, un sofá desentona con el espacio. Para Mariano la comida debe ser la protagonista y hablar por sí misma. Otra particularidad es la vajilla, es la que se venden en las casas de productos para camping, de metal. Los preferidos de los comensales son las fotos que ilustran la nota, el plato con mandioca y guayaba blanca con coco, semillas de mostaza y zapallo con soja, apio chino con chili y cosas (hojas de curry, cilantro, menta, albahaca, cebolla roja). También el pollo malai tikka con nuez pecan, rica rica y yogur, chutney de menta-cilantro y hojas chinas de guarnición. Y de postre una bocha de helado de chocolate blanco con rica rica, azucar mascavo, banana y limón.