Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Trelew, una ciudad a visitar

Desde la provincia de Chubut, Trelew nos convoca para hacer un recorrido turístico que aúna la riqueza paleontológica de la región con las múltiples bellezas naturales.

En primer lugar, la ciudad alberga al Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF), el cual recorre la historia de la vida natural desde los primeros microorganismos hasta el nacimiento de la raza humana, y destaca además la sorprendente presencia de los dinosaurios que habita-ron la Patagonia argentina hace más de 65 millones de años.

Desde el ingreso al MEF se aprecian reproducciones de los primeros hombres –de hace 10 mil años– y desde allí, sala tras sala, comienza un viaje a través del tiempo que nos mostrará a los mamíferos y aves de antaño, y los dinosaurios de la Patagonia. Como el Carnotaurus, el Argentinosaurio y la estrella del lugar el Patagotitan mayorum que fue el animal terrestre más grande del que se tiene conocimiento en el mundo. Tal es su tamaño que estan construyendo un nuevo espacio para albergarlo.

Para concluir el paseo podemos ver, a través de una ventana que da a una sala contigua, cómo los científicos del museo trabajan en la restauración de fósiles que ellos mismos extraen de los alrededores de Trelew, para luego ser replicados y exhibidos. Se trata de uno de los museos más importantes de paleontología de Sudamérica, y está abierto al público de lunes a lunes. Cuenta además con un auditorio, un “dinobar” para los momentos de distensión, y un “dinoshop” para adquirir recuerdos de la visita.

La visita al MEF se puede complementar con una caminata por el Geoparque Bryn Gwyn, situado a 23 km. de Trelew. Este lugar ofrece la posibilidad de recorrer 40 millones de años durante aproximadamente tres horas de caminata, durante las cuales se podrán observar los distintos estratos geológicos y fósiles que se han hallado en el lugar, además de la flora típica patagónica. Es un paseo accesorio ideal para concluir el camino desde que el fósil es hallado hasta la réplica exhibida en el museo.

Punta Tombo

En la reserva de pingüinos de Magallanes, en Punta Tombo, el visitante tiene la posibilidad de caminar entre más de un millón de ejemplares y descubrir los hábitos de esta especie en el transcurso de su reproducción. Punta Tombo es una estrecha y pedregosa franja que penetra en el mar poco más de tres kilómetros, con playas muy amplias y de suave declive, características que aprovechan los pingüinos para formar sus nidos.

El Área Natural Protegida de Punta Tombo está ubicada a 107 km. al sur de la ciudad de Trelew. Para llegar a ella se transita por camino de asfalto hasta el ingreso a la reserva, lo que permite al visitante un acceso sencillo y rápido.

Punta Tombo es uno de los más grandes espectáculos de fauna silvestre en el mundo. No existe otra colonia de pingüinos de esta magnitud que sea accesible tan fácilmente. Las especies llegan en septiembre para reproducirse. Primero lo hacen los machos, que acondicionan el nido que dejaron el año anterior, y esperan a las hembras, que no se demoran en llegar. Luego del encuentro es tiempo de cortejo. En los primeros días de octubre las hembras ponen dos huevos y, luego de 40 días de incubación compartida con el macho, a mediados de noviembre nacen los pichones. Los recién nacidos aparecen cubiertos de plumones gris oscuro, que pierden en febrero, cuando mudan a un plumaje juvenil. En este momento se independizan, y realizan sus primeras incursiones en el mar en busca de alimento. Ya en abril toda la colonia vuelve al mar para retornar a la Reserva de Punta Tombo, como siempre lo hacen.

Rating: 4.50/5.