Skip to main content

Bosque petrificado: lo que el viento nos dejó

Siempre dicen que el viento se lleva todo, pero este no sería el caso. ¿Sabías que la meseta patagónica tiene el bosque petrificado más extenso del mundo?
Chubut
bosque petrificado
22 enero, 2020

A 30 kilómetros de la ciudad de Sarmiento, en la provincia de Chubut, se encuentra el bosque petrificado más grande del mundo. ¡Sí, así como leíste! El más grande con sus 300 kilómetros cuadrados y una fisonomía atractivamente misteriosa. Allí, el viento patagónico tan bien se hace sentir. Sin embargo, turistas del mundo llegan para conocer los restos de lo que alguna vez fue un bosque de araucanos.

Sus árboles fueron verdes hace 65 millones de años, y hoy forman parte de la reserva geológica más importante del mundo. Apodado como José Ormachea,  en honor a quien fue su descubridor, este parque es testigo de la época prehistórica. La belleza de distintos yacimientos petrificados y el silencio de su entorno transportan a sus visitantes a una época de dinosaurios y homínidos.

Troncos, ramas, hojas, astillas y semillas petrificadas son algunos de los restos que pueden encontrarse en este monumento natural. Declarada como área natural protegida desde el 1927, este bosque petrificado es uno de los atractivos turísticos más importantes del sur de Chubut.

Lo que tenés que saber

Para llegar al bosque petrificado desde Comodoro Rivadavia, hay que tomar la Ruta Provincial 20. Conocida por su paisaje desértico y pisadas de ripio. Así es que, pasando el Lago Musters, y bordeando el  Río Senguer, los turistas logran llegar al Parque.

El circuito turístico tiene una extensión de dos kilómetros que se logran recorrer en un par de horas. Los senderos se encuentran marcados con restos fósiles y letreros que los guías insisten en respetar.

Durante el recorrido, es posible apreciar no solo los maravillosos troncos petrificados sino también formaciones exóticas como el Valle Lunar y los Cerros Colorados. También, la fauna que acompaña el entorno natural. Pequeñas manadas de guanacos, zorros grises, así como pinches patagónicos y choiques petisos, son posibles de apreciar en esta visita.

Si el clima patagónico no acompaña, los turistas podrán visitar el centro de interpretación que se encuentra en la entrada de la reserva. Allí, hay restos paleontológicos y arqueológicos de la región.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X