Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Viajando por la Ruta del Telar en Catamarca

La Ruta del Telar es una propuesta turística que permite visitar a 300 artesanos en Catamarca. Conoce a los hilanderos que tejen la historia de la provincia y resguardan las tradiciones ancestrales.

La Ruta del Telar en Catamarca es un increíble recorrido que agrupa a más de 300 artesanos que se dedican a ese tejido tradicional criollo. Son nueve las localidades de Catamarca que reúnen a estos tejedores quienes utilizan sus manos mágicas para realizar las mejores creaciones porque, como dicen algunos versos, tejen con la misma facilidad con la que respiran.

Una de las increíbles características de la Ruta del Telar es que cada localidad posee diseños propios para poder trabajar las fibras de llama, oveja y vicuña. En total la atracción cuenta con unas 50 postas ubicadas en lo que se conoce como “La Cuna del Poncho”. Allí se manifiestan las peculiaridades históricas y culturales de estos artistas, quiénes además de utilizar esta técnica como sustento de vida consideran al tejido como una actividad que debe mantenerse vigente.

Se trata de una técnica ancestral que se trasmite de generación en generación y hoy constituye uno de los verdaderos patrimonios culturales de la región. Los turistas pueden visitar a los artesanos en sus casas y comprar los ponchos. También pueden conocer cómo trabajan, ya que, en la mayoría de los casos, tienen sus talleres en los patios de sus viviendas, donde el sol acompaña las largas jornadas laborales.

Además, este bello recorrido cuenta con una importante oferta gastronómica para los que no sólo busquen realizar compras, sino que deseen probar los platos tradicionales de la región. Una de las comidas más buscadas es sin duda el jigote catamarqueño, una especie de pastel que se puede acompañar con un buen vino regional.

El departamento de Belén cuenta con una rica historia cultural desde tiempos prehispánicos. Es el más antiguo de los territorios de la provincia de Catamarca. La ciudad se encuentra ubicada sobre la Ruta 40 a unos 280 kilómetros de la capital de la provincia. Los talleres que aquí pueden apreciarse son en su totalidad de origen familiar, aunque también se encuentran cooperativas, asociaciones, entre otros. Cada uno de los emprendimientos dispone de características particulares aplicadas a los modos únicos de trabajos como también la elección de los hilos, el diseño y la confección.

Además de Belén, la localidad de Londres mantiene una sana competencia para ver cuál de los dos lugares tiene los mejores ponchos de la provincia. Este pequeño pueblo de 3 mil habitantes también se destaca por la confección antiquísima de esta tradicional prenda de vestir.

Artesanos de la historia...

La propuesta del recorrido por la ruta del telar tiene como objetivo que los productores textiles y artesanos de Belén puedan optimizar la comercialización de sus artículos. A la vez que busca revalorizar a los hilanderos y tejedores como patrimonio cultural de Catamarca al considerarlos Tesoros Humanos Vivos. Este término fue definido por la Unesco como una persona que dispone de un alto grado de conocimiento y habilidades lo que le permite recrear elementos concretos del matrimonio cultural inmaterial.

Se trata de una actividad turística sustentable porque tiene relación directa con el desarrollo económico de las poblaciones locales al mismo tiempo que ofrece una rica experiencia a los visitantes.

 

Rating: 0/5.