Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Todo lo que debés saber de la Puna catamarqueña

Se emplaza por las partes más altas de la provincia, donde finaliza la llamada meseta del Altiplano, un lugar para agendar en tus próximas vacaciones en familia.

La Puna es una zona donde se fusionan volcanes, salares, lagunas enlazándose en un paisaje prístino. En Catamarca se encuentra a una altura promedio de cas 3500msnm y toda en el Departamento de Antofagasta de la Sierra. Su multiplicidad morfológica, principalmente volcánica, con cuantiosos conos, campos de lava, cerros con médanos y salares, la bautiza como uno de los sitios más despoblados de la Tierra. A pesar de ello, la región ofrece un sinnúmero de actividades turísticas como la pesca deportiva de truchas, cabalgatas, bicicleta de montaña, senderismo en un paisaje singular y safaris fotográficos para obtener originales y deslumbrantes imágenes. Por lo inhóspito del lugar todos los recorridos deben realizarse con prestadores habilitados para evitar inconvenientes.

Volcanes y lagunas

Los volcanes Galán y Alumbrera son dos chimeneas con depósitos de basalto negro fáciles de escalar y desde las que se pueden fotografiar hermosos paisajes. A sus pies, la laguna de Antofagasta está habitada por flamencos rosados. También hay un pucará, que está protegido por un muro en forma de U de 2 kilómetros de largo compuesto por construcciones preincas e incas y conectado por un sistema de corredores que los enlaza con todos los sectores de fortificación. Los flamencos rosados ​​y otras especies también viven en la laguna La Alumbrera, creada por los aportes de los ríos Las Pitas y Punilla.

Campo de Piedra Pómez

Esta indescriptible zona se encuentra a 63 kilómetros de la ciudad de Antofagasta y a 10 de la localidad de El Peñón. Es única en su tipo y posee grandes campos de piedra pómez, mineral que utilizan los habitantes para tratar enfermedades de la piel. Es un tramo de 25 kilómetros de territorio que se asemeja a un mar de roca blanca con picos rosas, esculpidos por los vientos que descienden de los Andes creando pasillos o "avenidas", y todo tipo de fascinantes esculturas. Testigo de la intensa actividad volcánica en la región desde tiempos inmemoriales, el Campo de Piedra Pómez se ha convertido en un ícono para los visitantes que llegan de diferentes latitudes. Sus curiosas formas cinceladas por el viento dibujan paisajes de gran belleza con tonalidades que van del gris a la tierra, ocre, rosa y amarillo, algunas formaciones poseen una altura de cuatro metros. Los prestadores ofrecen salidas en en vehículos 4x4, cuatris, bicicletas de montaña y a caballo.

Salares de Antofalla y del Hombre Muerto

Desiertos, lagunas con flamencos, salares, salazones, fumarolas, ríos con agua termal y otros aptos para la pesca de truchas, en altitudes que alcanzan los 4780 metros sobre el nivel del mar. Este es el paisaje de la Puna de Catamarca alrededor de sus Salares. El Salar del Hombre Muerto es una depresión alta típica a 4000 msnm. Está formado por una solución salina que brota de subsuelo donde el agua subterránea está saturada de sodio además de transportar litio, potasio, sulfato, borato, entre otros componentes. En el borde del Salar del Hombre Muerto se encuentran las antiguas minas de oro de los Incahuasi, que fueron explotadas por los Incas y luego por los españoles. El salar de Antofalla es un lugar extremadamente seco con extraordinarias formaciones terciarias de sal al que se puede llegar desde Antofagasta de la Sierra. En la formación de lagunas llamadas Ojos de Campo, destacan algunas con agua rojiza. y otros con aguas termales, como Botijuelas.

Ruinas de Incahuasi