clima-header

Buenos Aires - - Domingo 01 De Agosto

Home Turismo Catamarca El Monumento a Margarita Palacios

El Monumento a Margarita Palacios

Decir Margarita Palacios es decir, Catamarca o Santa María de Yokavil. Te contamos la historia de su monumento.

Catamarca
el monumento a Margarita Palacios

A Margarita Palacios la llamaban “La Mama”. Fue cantante y compositora. Nació en Santa María, Catamarca, en el seno de una familia dedicada al circo criollo. Fue un emblema del canto Vallista, por su elección del tono, los ritmos y las inflexiones vocales propias del hablar andino catamarqueño. Tenía el hábito de intercalar en sus canciones, relaciones humorísticas y recitados. “Polo” Giménez, el renombrado pianista y compositor, la definió como “pedazo de tierra que canta”. Durante la década de 1970 frecuentaba programas de radio y televisión, donde intercalaba canciones con relatos humorísticos y recetas de comida criolla. Entre los tantos legados que dejo esta su libro Las comidas de mi pueblo, sobre los platos tradicionales del país y en especial de su provincia. También participó en varias películas. Falleció en Buenos Aires a los 72 años. En 2013 sus restos volvieron a su tierra con los homenajes y el reconocimiento intacto de sus coprovincianos. El monumento se inauguró en 2017.

el monumento a Margarita Palacios

Claramente Margarita formó parte de los cantores que impulsaron el folklore del Norte Argentino en el país, junto a Mercedes Sosa, Atahualpa Yupanqui, Manuel Acosta Villafañe, Hilario Cuadros.

 

El monumento, homenaje a Margarita, desea resguardar la memoria identitaria de Santa María y los valles, por lo tanto, se erige en un punto neurálgico de convergencia de caminos que une los poblados de Lampacito, Fuerte Quemado y, por supuesto, el casco urbano santamariano. En el cruce de la Ruta 40 con la RP 39, del lado oeste del río, mirando a la ciudad.

el monumento a Margarita Palacios

El emplazamiento electo, denominado Rotonda Margarita Palacios, es también un punto simbólico dentro del recorrido del paisaje cultural local, ya que Santa María y Lampacito son lugares nombrados en la clásica cueca “Recuerdos de mis valles” escrita por “La Mama”.  La localidad de Fuerte Quemado, por su parte, es el lugar donde Margarita vivió su niñez y fue el terruño que ella visitó todas las veces que pudo hasta su partida en 1983.

el monumento a Margarita Palacios

Sus restos descansan en el Cementerio Municipal de La Paz de Santa María desde octubre de 2013, cumpliendo su último deseo.

Que ver cerca del Monumento a Margarita Palacios

En Lampacito se puede conocer la Cooperativa de Hilanderas Tejedoras Tinku Kamayu. Ellas realizan productos de arte textil con técnicas ancestrales. Utilizan como materia prima lana de llama y oveja. Y su especialidad son las mantas, tapices y ponchos.

el monumento a Margarita Palacios

También se debe visitar la Capilla San Antonio de Guzman que es el segundo templo emplazado en la localidad. La misma fue levantada por treinta y dos familias donde todas colaboraron para su construcción, desde la mano de obra a los materiales. La fiesta de Santo Domingo era conocida como la fiesta de los turrones porque se vendía, a beneficio de la capilla, ese alimento en cualquier tamaño. En el centro de la plaza se colocaba una pirámide de turones era la atracción principal. En la actualidad y lamentablemente se ha perdido esa tradición.

el monumento a Margarita Palacios

La imagen procesional de San Antonio de Guzman la realizó la “santera” Matilde Caposano. La imagen de bulto del retablo mayor es de este siglo. En la capilla lateral, dedicada al Santo, se observa otro fresco donde está el fundador de la Orden Dominica recibiendo la primera manifestación del Rosario.

el monumento a Margarita Palacios

El templo es de estilo neoclásico de tres naves separadas por columnas. En la pared del ábside llama la atención un hermoso fresco donde se ve a la Virgen María rodeada de ángeles blancos y morenos. El mismo, al igual que los del crucero, fueron realizadas por el artista plástico chubutense Marcos Aroca. Las obras, a principios de este siglo, fueron restauradas por la artista local Ivana Villagra.

Santera del pueblo, Matilde Camposano

La vida de Matilde de Camposano transcurrió entre la segunda mitad del siglo XIX y primera del XX. Se dice que era una señora caritativa que vivía con su hija Bartola. En la memoria de las personas se la recuerda como la señora que hacía “santitos horneados”. Sus imágenes pertenecen al arte religioso popular. Son de tipo candelero, de yeso y vendas de tela. Son características las manos ya que sus dedos fueron realizados uno por uno. Todas poseen pelucas de cabellos naturales que son esmeradamente peinadas. La “Santera” realizaba las imágenes para capillas y también para las familias que lo solicitaban. Los testimonios afirman que Matilde tenía un lugar en el fondo de su casa, que era como una especie de “cementerio de santitos”. Allí colocaba los que no les salían bien. Ella a todas sus obras los trataba y les hablaba como a personas. Sus imágenes pueden encontrarse en las capillas de Lampacito y Fuerte Quemado.

Fecha de Publicación: 08/05/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

MONUMENTO A LA PACHAMANA Monumento a la Pachamama en Catamarca
Santa-María-de-Yokavil Santa María de Yokavil, arqueología y turismo rural

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
General Manuel Savio Día de la Siderurgia Nacional. Savio, un patriota de acero

Cuando no había muchas chimeneas ni altos hornos, el general Manuel Salvio diseñó un plan maestro, c...

Espectáculos
Gogo Rojo El adiós a Gogó Rojo, una de las últimas vedettes de la legendaria calle Corrientes

La destacada figura santiagueña provocó con su hermana Ethel un fenómeno sensual en los teatros de r...

Empresas y Negocios
Peabody La historia de Do Sun Choi y Peabody: llegó de Corea sin nada y logró marcar la diferencia

Esta es la historia de un inmigrante coreano que llegó al país sin plata, sin documentos y sin manej...

Arte y Literatura
Silvina Ocampo Silvina Ocampo. Tan desarticulada

Desarticulada era una de la autodefinicaciones favoritas de Silvina Ocampo. Su escritura corroe las...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades