Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Catamarca y su culto al sol

En junio, en Catamarca se renueva un ancestral legado cultural del pueblo catamarqueño.

Las celebraciones siempre fueron de gran importancia para las poblaciones andinas, por su enérgico contenido ritual y simbólico. En la región del Norte Argentino, la provincia de Catamarca particularmente presenta un circuito turístico, histórico y productivo asociado al Inti Raymi, que en lengua quechua significa Fiesta del Sol que se realiza durante el solsticio de invierno del hemisferio sur.

El Inti Raymi fue instaurado por el Inca Pachacútec, el noveno de los gobernantes del Imperio y hacedor de Machu Pichu, en la década de 1430 de nuestra era. La Fiesta del Sol se celebraba cada año entre el 20 y 24 de junio, que es la fecha en la que el Sol se encuentra más alejado de Nuestro Planeta. Según sus creencias en ese momento el sol recomenzaba si ciclo vital, era su renacer, era la forma de honrarlo para que las cosechas dieran excelentes frutos.

Por tanto, esta es una fiesta ancestral y, a las claras, la más importante del Tahuantinsuyo, que era el nombre con que los Incas denominaban a sus territorios. A ella acudían de todos los rincones del imperio a las ciudadelas en cada región. Un dato interesante es que esta celebración contó por última vez con la presencia del Inca en 1535 ya que al año siguiente resulto imposible porque los conquistadores españoles la prohibieron por pagana. En aquellos tiempos la celebración en Perú, sede del Imperio, duraban dos semanas, había danzas y ofrendas al astro sol. Las festividades recomenzaron a realizarse en Cuzco recién en 1944, y desde allí con el paso de los años llegó al Norte Argentino.

Hoy, la tradición se mantiene como una representación teatral cargada de misticismo y espiritualidad. En Catamarca se celebra cada mes de junio en el Sitio Arqueológico Fuerte Quemado, en a escasos kilómetros de Santa María de Yokavil, en el centro oeste de Catamarca. Participar en esta fiesta es una oportunidad única para descubrir, junto a un sublime paisaje, el valioso y antiguo legado cultural del pueblo catamarqueño.