Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Un museo único en Buenos Aires

A casi 90 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires nos sorprendimos con este museo, descubrilo.

El Museo de Arte Sacro Amalia Sosa Palacio de Carol es uno de los pocos museos religiosos de Argentina. Se encuentra en Capilla del Señor, en la provincia de Buenos Aires.

Capilla, como le dicen los lugareños, atesora el orgullo de ser primera ciudad en ser declarada de Interés Histórico Nacional. En la actualidad es, sin dudas, uno de los destinos turísticos más auténticos de la provincia, ya que supo conservar no solo su arquitectura original, sino también su estilo de vida.

Sus tranquilas calles merecen ser visitadas y recrear las historias del antiguo cementerio en medio de la plaza, la antigua casa de los Miralejos. También la sala Roma, un antiguo Club Social para inmigrantes, ver la fachada del Lazareto donde abandonaron a los contagiados de cólera. Se puede, además, rastrear las huellas de los primeros irlandeses que poblaron la zona y obra del Padre Fahy. Visitar el cementerio con su sofisticado mausoleo o disfrutar de un agradable paseo por el arroyo de la Cruz.

En Capilla se encuentra, también. el Museo del Periodismo Bonaerense, inaugurado en 1972. Se haya en la casona donde se editó, en la segunda mitad del siglo XIX, los últimos números del semanario El Monitor de la Campaña.

La casa, que fue restaurada a principios de siglo, es de acceso libre y gratuito, y conserva sus cuartos donde se muestran fotografías, máquinas de escribir, prensas manuales, entre tantas cosas. En la parte posterior destaca la imprenta de origen francés Marinoni con la que se editó el periódico entre 1871 y 1873. Queda en Rivadavia 506 y abre de lunes a viernes, de 8:00 a 16:00 y sábado y domingo, de 10:00 a 16:00.

 

El Museo de Arte Sacro

 

En la casa-museo, pintada de rosa, vivió una persona afín con el suceso de la noche del 8 de octubre de 1923, como evoca la placa al ingresar a la vivienda. Y para indagar este misterio tendrás que llegarte hasta el museo, porque atañe a la historia de Capilla y sólo se revelar aquí.

El museo constituye una reproducción de la capilla única que dio nombre al pueblo. Era el oratorio de Francisco Casco de Mendoza, más tarde se convirtió en vice parroquia. También existe una reproducción de celda de un monje, y un salón donde se presenta el trabajo de restauración.

Al entrar al lugar el alma se estremece: es tal la exuberancia de objetos religiosos de arte napolitano, colonial hispanoamericano y popular juntos. Muchos de los objetos que se presentan, fueron donados por vecinos capillenses.

Junto a las bellísimas piezas de arte hispanoamericano se observan objetos de devoción popular del siglo pasado. Llama la atención un souvenir prismático en miniatura que se entregaba en la Basílica de Luján. Además, hay una pintura digital, una cruz que se convierte en lápiz al accionar una palanca y aromatizadores de ambiente con la imagen de San Expedito. A eso se suma una reliquia de Santa Maravillas de Jesús y un tablero de ajedrez hecho en tagua (el fruto de una palmera) y un Cristo envuelto, literalmente, en la corteza de un árbol. La mezcla es ecléctica.

Rating: 0/5.