Por qué una escapada a Ranchos vale la pena - Buenos Aires - Ser Argentino Skip to main content

Por qué una escapada a Ranchos vale la pena

A poco más de 100 kilómetros de Capital Federal se encuentra Ranchos, un poblado con más de 2 siglos de historia, que invita a disfrutar de sus atractivos.
Buenos Aires
Estacion_Ranchos
| 09 abril, 2020 |

La localidad de Ranchos se ubica en las intersección de las rutas provinciales 20 y 29, al noroeste de la provincia de Buenos Aires. Te contamos sobre cinco lugares que no te podes perder, de esa ciudad.

La estancia de “Negrete” 

Se trata de uno de los establecimientos más antiguos del país; fundado en el año 1779, constituye un fiel exponente de la arquitectura rural originaria. Por el lugar pasaron desde Juan Manuel de Rosas y al príncipe de Gales, antes de ser coronado como rey Jorge de Inglaterra. Llegaban cautivados por las comodidades de la estancia, la producción ovina y por haber sido el escenario del primer partido de polo que se jugó en nuestro país, en 1875. La edificación está enmarcada en el típico paisaje de llanura y allí se encuentra fauna de las más diversas especies.  

Fortín de Ranchos 

El fuerte “Nuestra Señora del Pilar de los Ranchos” fue construido en 1781. El “Fuerte de Ranchos” fue un puesto fortificado que integró la línea de defensa establecida para la protección de los defensa de los poblados establecidos en la frontera sur ordenada por las autoridades del Virreinato del Rio de la Plata. Su establecimiento, con el tiempo dio nacimiento a la actual localidad de Ranchos. La política de freno a los araucanos propuesta por el Virrey dio necesidad de construir un fuerte en la laguna del Taqueño ya que por allí entraban los originarios para atacar Monte y Chascomús. Su nombre deriva de la cantidad de ranchos abandonados que existía en el lugar. 

fortin_ranchos

Museo Histórico “Marta Inés Martínez” 

En sus salas se encuentran objetos del origen de Ranchos y de la campaña del Desierto. Se pueden observar además armas de la época y una colección de piedras de boleadoras. La casona que lo alberga, con techo de tejas de Marsella, data del siglo XIX. En la sala de las estancias de la región se destacan los elementos de labranza, trozos de alambrados, mazas de las viejas carretas y la figura de un viejo capataz, el Gaucho Robledo. Existe también una sala donde se exhiben algunos de los trabajos del maestro soguero Don Martín Gómez. 

Museo Histórico Ranchos

La iglesia del pueblo  

Hacia fines de 1811 comienza la historia de este templo. En esa época un vecino le pide al Primer Triunvirato, ayuda para reedificar la iglesia que se había incendiado. Él dice en el pedido que se pueden vender una «yunta de yeguas» que andaban sueltas en el pueblo. Lo hace como una forma de ayudar al Ejecutivo de ese momento. Ante la respuesta afirmativa se construye un nuevo templo adobe cocido, techo de paja a dos aguas. Originariamente tenía una espadaña que sostenía tres campanas pequeñas. En 1863 Bartolomé Mitre, Presidente de la Nación, decide construir un nuevo edificio, que es el que existe en la actualidad. La obra, por la escasez de fondos, luego de 30 años estaba levantada, pero sin revocar y sin piso ni sillas donde sentarse.  

Bañado de Ranchos 

El bañado de Ranchos, es un lugar extraordinario para distenderse a un más en esta ciudad llena de paz y cordialidad. Era una laguna pampeana que perdió su condición de tal. Posee una profundidad relativamente baja, la cual aumenta con el área inundada en épocas de crecida ya que no tiene afluentes. 

Rating: 3.0/5. De 2 votos
Por favor espere.....

11 Comentarios to “Por qué una escapada a Ranchos vale la pena”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar