clima-header

Buenos Aires - - Viernes 14 De Junio

Home Turismo Buenos Aires Miramar. De Ciudad de los Niños a Capital del Arte a Cielo Abierto

Miramar. De Ciudad de los Niños a Capital del Arte a Cielo Abierto

Esta ciudad balnearia de la costa bonaerense ha sido recientemente declarada Capital Provincial del Arte a Cielo Abierto debido a la enorme y creciente cantidad de bellísimas intervenciones artísticas en los espacios públicos.

Buenos Aires

Por Mariela Marino

La energía que emana de ciertos lugares y que atraviesa positivamente a quienes los habitan y los visitan va mucho más allá de los títulos que se le puedan dar desde los escritorios de los funcionarios de turno. Aunque estos documentos con sellos y firmas oficiales ayuden muchísimo, por cierto, y los celebremos debidamente, algunos sitios brillan por sí solos. Tal es el caso de Miramar.

Miramar, esta prolija y coqueta ciudad de la costa atlántica argentina, ubicada a tan solo 48 km al sur de Mar del Plata, ha sabido portar durante décadas, el mote de Ciudad de los Niños y de las Bicicletas. Bandas de chicos y adolescentes (chicos y adolescentes que fuimos) transitaban sus calles sin semáforos con el desparpajo y la alegría que se tiene a esa edad en tiempos de vacaciones. Esta costumbre se sigue manteniendo gracias a la plena certeza de que aquí los niños y los peatones tienen prioridad, gracias a que reina la convicción de que “Miramar es familia siempre” y de que es el segundo hogar con mar al cual pertenecemos y acudimos todos una y otra vez.

Había una vez una estancia

En 1880, la zona que hoy ocupa la ciudad de Miramar formaba parte de la Estancia El Saboyardo, propiedad de Don Fortunato de la Plaza. Años después, fue su cuñado, José María Dupuy, quien lo sedujo con la rentable idea de fundar, en la porción de tierra pegada al mar, una ciudad balnearia en vistas a lo que venía sucediendo con la joven vecina ciudad de Mar del Plata. Se decidió darle el nombre de Mira-Mar, tal como el emplazamiento en el que vivía el Emperador austro-húngaro de entonces. En 1888 los planos -inspirados en la ciudad de La Plata- ya estaban aprobados y todo fue cuestión de ir ocupando el damero arenoso. En 1894 se creó el Partido de General Alvarado como desprendimiento de General Pueyrredón. Miramar, entones, como ciudad cabecera, comenzó a disponer de oficinas públicas administrativas, destacamento de policía, oficina de telégrafos y teléfono, escuela y hasta un periódico “La Voz del Desierto”. Pero fue, sin dudas, la llegada del ferrocarril, la que dio a Miramar y a la zona el ímpetu de crecimiento de población local y de visitantes más inusitado hasta el momento.

Miramar

El siglo XX fue testigo de la consolidación de la trama urbana, de obras de infraestructura y del fortalecimiento de la actividad turística. La ciudad fue provista de usina eléctrica, de una sencilla rambla, de un Club de Golf con dormis, de un Muelle de Pescadores, de un Casino, además de hospedajes, comercios y servicios de todo tipo. Pero algo amenazaba constantemente la vida cotidiana. Las dunas ubicadas al sur de la ciudad, más allá de la Punta Hermengo, expuestas a fuertes vientos del sur, “inundaban” de arena las casas y las calles. Se decidió entonces forestar esos médanos y crear el Vivero Dunícola Florentino Ameghino. Gracias a esa gran solución, que fue, por cierto, una obra visionaria, hoy Miramar cuenta con más de 500 hectáreas de un majestuoso bosque de coníferas, eucaliptos, retamas amarillas y alfombrado con uñas de león. En el extremo sur del Vivero se ubica el conocido Bosque Energético de Miramar.

No solo de playas...

La ciudad tiene dos sectores de playas: las del centro, es decir las que se corresponden con el trazado urbano, y las del Arco (de San Martín), que son aquellas ubicadas al norte del Arroyo el Durazno, antes de la entrada a la ciudad propiamente dicha. Mientras que las primeras tienen  la virtud de estar más en contacto con el ejido y el aprovisionamiento y tienen una orilla más embravecida por la pendiente, las segundas son más amplias y más planas lo que redunda en una orilla más amable para niños y adultos mayores.

Miramar atardecer

Miramar guarda para las tardes y las noches de sus huéspedes vistas y paseos del todo memorables. Se hace imprescindible una caminata a lo largo del paseo costanero hasta el muelle, y aún más allá, con un panorama abierto del mar cuando el sol del atardecer tiñe de un color sin nombre la superficie salada. Es obligado, también, el discurrir peripatético por la Peatonal 9 de Julio para ir a comer o tomar algo (¡un panqueque en Mickey, por favor!!), para sentarse sin apuro en sus cafés, para comprar, jugar y, por sobre todo, para volver a encontrarse con la gente querida.

“Un parque con murales, papá”

Pero hubo algo especial que, de a poquito, fuimos notando verano tras verano. Cada diciembre, luego de ese paso feliz y triunfal por el Arco, la ciudad nos recibía más bonita, más colorida. En el aire quedaba flotando un perfume a pinturas, esmaltes, cementos, maderas y metales, pastinas y aguarrás.

La primera iniciativa artística nació en los primeros años de la década del 2010 con la puesta en marcha el Paseo Cultural a Cielo Abierto Raquel Forner. Varios artistas locales intervinieron las fachadas tapiadas de los locales de la Peatonal que en invierno cerraban sus puertas. De esta manera, ese paseo se convirtió en una sucesión de motivos y colores de lo más vistosos.

 

Ya decía la arquitecta anglo-iraquí Zaha Hadid que es muy difícil tener ideas y que cuando llegan se ha de luchar por ellas. Por esos tiempos, la artista plástica local Marité Svast soñó e ideó junto a su padre, Esteban Svast, la Bienal Internacional de Arte de Miramar (BIAM). “Un parque con murales, papá” era a lo que aspiraba conseguir. Y ciertamente luchó por su idea porque, luego de muchas negativas, logró que la primera bienal tuviera ocurrencia en 2013.

Las flamantes intervenciones se dieron cita en lo que se dio en llamar Parque de la Bienal Esteban Svast, un sector de parque abierto ubicado entre el Anfiteatro José Hernández y la Ruta 11, a la vera del arroyo El Durazno. Sobre varios tabiques verticales construidos ad-hoc se plasmaron sendos murales en técnicas diversas con predominancia del mosaiquismo.

Miramar arte

 A medida que pasaron los años, el parque se fue mejorando con equipamiento urbano, servicios gastronómicos y un diseño paisajístico ideal para disfrutar a toda hora. Con los diferentes capítulos del evento, se fueron agregando sitios significativos en la ciudad sobre los cuales intervenir siendo las más recientes incorporaciones la Vía Costanera hasta la entrada al Vivero y las medianeras linderas al Paseo del Arroyo. A su vez, se agregaron no solo temáticas y técnicas para las obras de arte (esgrafiado, alto relieve, pintura, escultura), sino que también se abrió aún más el abanico de artistas participantes del país y de muchas partes del mundo.

Con seis ediciones ya en su haber, semejante hecho cultural ha dado por resultado una cantidad de obras artísticas de gran belleza y singularidad y ha dejado por toda la ciudad un legado de invaluable valor patrimonial. Por cierto, semejante movida artística derramó sobre toda la comunidad un sinfín de actividades de participación, extensión, divulgación y compromiso ciudadano en pos de cuidar estos bienes artísticos que proporcionan no solo ingresos por turismo sino un paisaje urbano más bonito y más cuidado.

Arte mirando al mar

El espíritu creativo y artístico que Miramar y su gente han venido ganando durante estos últimos años ha tenido su merecido premio. En el año 2022 la ciudad fue declarada Capital Provincial del Arte a Cielo Abierto. Esta distinción no viene más que a reafirmar y consolidar un sentido de pertenencia comunitario en el cual las expresiones artísticas tienen un trono protagónico junto al susurro de las olas y el crepitar de las ramas del bosque.

Miramar arte

El poeta uruguayo Quintin Cabrera supo decir: “Las ciudades son libros que se leen con los pies”. Caminar Miramar ha sido siempre una experiencia maravillosa. Hoy, caminar Miramar con el valor agregado del arte latiendo en cada rincón, se convierte en una aventura en la cual el límite se ubica mucho más allá del horizonte azul del mar.  

+ info

Miramar.tur.ar

 

Imágenes: Miramar

Fecha de Publicación: 19/05/2024

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

secretos de miramar 3 cosas que no sabías de Miramar
Miramar-Bosque-encantado1 Descubrimos el misterio del bosque encantado de Miramar

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
Buenos Aires 1781 Noticias de 1781. El verdadero primer diario argentino

El decano de los diarios argentinos no es la Gazeta de Buenos Ayres ni el Telégrafo Mercantil. El hu...

Nostálgicos
El Colectivo El Colectivo

El Colectivo

Historia
Eduarda Mansilla La revolución silenciosa de Eduarda Mansilla

Pionera del periodismo argentino y el género fantástico, sus polémicos escritos vuelven en los años...

Empresas y Negocios
Una empresa que envuelve una evolución constante Una empresa que envuelve una evolución constante

El creador de Tetra Pak logró desarrollar el primer envoltorio compuesto de papel, plástico y alumin...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades