clima-header

Buenos Aires - - Sábado 15 De Mayo

Home Turismo Buenos Aires Ernestina, un pueblo en donde nunca pasa nada

Ernestina, un pueblo en donde nunca pasa nada

Si vas de paseo a Lobos, te recomendamos esta salida de medio día a Ernestina, un pueblo en donde nunca pasa nada.

Buenos Aires
escapadas por buenos aires

Ernestina es un caserío a una hora de viaje desde el centro de Lobos. Al llegar la vieja estación de tren, hoy devenida en sede de las autoridades, recibe al visitante. Un Boulevard majestuoso muestra orgulloso enormes palmeras, con frondosos naranjos amargos. En las diferentes cuadras edificios del siglo XIX dan cuenta de lo que alguna vez fue. El pueblo está casi deshabitado, los pocos vecinos que quedan en su mayoría son adultos mayores. Los domingos se los puede contar en la Capilla Nuestra Señora de Lujan. Un templo de estilo neogótico con bellos vitrales y un techo bañado en bronce. Ernestina supo tener un teatro, hoy la humedad por la proximidad a la Laguna La Salada este destruyéndolo.  

escapadas por buenos aires

El príncipe de Gales y luego rey de Inglaterra Eduardo VIII, pasó por allí en tren en su visita a nuestro país en el primer cuarto del siglo pasado. De camino hacia la estancia-castillo Huetel de Concepción Unzué de Casares, que está ubicada en el partido de 25 de Mayo. El ferrocarril que lo transportaba se detuvo en la estación y el rey que abdicó su trono por amor, caminó por el Boulevard ante la mirada asombrada de los vecinos.

La historia de Ernestina

La estación de ferrocarril Ernestina fue la primera del partido de 25 de Mayo. En 1852, su propietario Henry Keen adquirió estas parcelas y las convirtió en una zona productiva, dedicándose a las tareas rurales. Las tierras vírgenes fueron transformándose en campos muy fértiles a partir del trabajo del arado y la férrea voluntad de la gente que la trabajaba. Enrique Agustín Keen, hijo del anterior, continuó con la producción agrícola y ganadera. En 1896 fundó el pueblo Ernestina, como un homenaje a su esposa: Ernestina Gándara Casares de Keen. Luego llegó el ferrocarril para llevar los granos al puerto de Buenos Aires. El pueblo creció pujante se abrió el Colegio “Doctor Enrique A. Keen”, el teatro dirigido por la congregación de Hermanas, el Club, un hotel, la sastrería, la farmacia, el correo, almacenes, bares, peluquería.

escapadas por buenos aires

Hoy todo eso es pasado, tan pasado que en Ernestina solo quedan vistosos edificios sosteniéndolo. La caída del ramal ferroviario sentenció al caserío, el ferrocarril era su conexión con el mundo, hoy ni micros llegan. Luego la tecnificación de la actividad agrícola termino con buena parte del trabajo y la emigración de los habitantes.

Lo que quedan son recuerdos

El Club Atlético Ernestina, uno de los dos establecimientos sociales del pueblo, abre a diario. La mesa de billar polvorienta da cuenta de los parraquianos que llegan hasta allí.

 

Hoy de los Keen sólo queda la evocación de una poderosa familia que conservó por cinco generaciones una propiedad de 10.000 hectáreas. Hasta que dijeron adiós, la vendieron y se fueron. La estación es donde trabajan un policía y un delegado municipal que ni siquiera vienen en el pueblo.

 

El Colegio de Monjas, como se lo llama, está abandonado. Nadie sabe de quien es el edificio. El patio, es imperceptible por las hojas que nadie barre y unos juegos oxidados ya se han olvidado quien los uso.

Fecha de Publicación: 10/02/2021

Compartir
Califica este artículo
4.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Una escapada de dos días por el corazón Buenos Aires Una escapada de dos días por el corazón Buenos Aires
Uribelarrea 5 pueblos de Buenos Aires que tenés que conocer
turismo rural en la provincia de Buenos Aires Tres destinos imperdibles para disfrutar el turismo rural

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Argentinos por el mundo
Pablo Lamelas El médico que tenía todo en Canadá, pero quiso volver

Pablo es un gran cardiólogo rosarino. Muy requerido en Canadá, no cambia su ciudad natal.

Tradiciones
Guaymallén Mendoza Guaymallén, mucho más que un alfajor

El nombre Guaymallén no solamente hace referencia a los alfajores argentinos más populares, sino tam...

Arte y Literatura
Pedro Bonifacio Palacios Almafuerte: no te des por vencido, ni aun vencido

Una rareza el poeta, maestro y orador Pedro Bonifacio Palacios, Almafuerte. Olvidado por las modas l...

Argentinos por el mundo
 Comodoro Rivadavia Un chubutense que no pasa desapercibido en Brasil

Pablo Rodríguez es nacido y criado en Comodoro Rivadavia y actualmente preside la Sociedad Brasilera...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades