Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El Bosco

El lugar es pequeño y bien cozy. Con muestras de pintura itinerantes, vinos para descubrir, y una cerveza artesanal bien rica.

Situado en el corazón del barrio La Calabria, de San Isidro, este bodegón moderno, atendido por su propio dueño es difícil de conocer si no sos de Shanishidro - shory, gaaardo.

Si vas de noche, seguramente te recibirá Ito, el joven y chetito dueño del lugar; como no podía ser de otra manera. Ito es sonriente, buena onda, y lo mejor: no te miente. Lo que te dice que está bueno, pedilo muy tranquilo.

El lugar es pequeño y bien cozy. Con muestras de pintura itinerantes, vinos para descubrir, y una cerveza artesanal bien rica. En el segundo piso vas a estar muy tranquilo, si eso es lo que buscás; apartado del ver - ser visto característico de zona norte.

La carta es corta pero contundente, variada, muy bien equilibrada y cambiante en la justa medida. Claro, que tiene sus must, como el Montadito de Langostinos, la Bondiola, los pescados en cualquiera de sus formas, y el famoso Goulash con Spaetzle.

Pero el plato del que Ito se ufana son los potentes Ñoquis Soufflé. Y con justa razón. Exquisitos. Tanto, que me tomé el trabajo de pedirle la receta. E Ito, que es un copado, nos la pasó (sabiendo que el secreto, está más en la mano del cocinero).

Y por cierto: los precios siempre se mantuvieron más que razonables.

"Muy rico todo; muy fina la alfombra", como parafraseaba la negra Vernacci.

El Bosco queda en la calle Don Bosco 361, San Isidro.

Los Ñoquis Soufflé del Bosco:

- Hacer una salsa bechamel, condimentada.

- Retirarla del fuego. Agregar 800 gr de queso crema y 400 gr de fresco. Revolver.

- Agregar 16 yemas de huevo, de a una, revolviendo.

- Batir la clara de los 16 huevos a punto nieve. Agregarla con movimiento envolvente.

- Enmoldar y llevar a horno a 180 grados, durante 25 minutos.

- Se recomienda servir con salsa de hongos.

Rating: 0/5.