Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Conocé La Boca, pero en Tres Arroyos

Tres Arroyos, un partido de la provincia de Buenos Aires tranquilo y único, lleno de riqueza cultural y la belleza y extensión de sus playas.

Cielo, mar y tierra, no se necesita nada más. Quiere llegar a pie y descubrir cada lugar a través de los ojos de un turista. De camino al sur de la provincia se localiza Tres Arroyos, un pueblo tranquilo y único, lleno de riqueza cultural y la belleza y extensión de sus playas. Te invitamos a conocer un perfecto destino para visitar este pueblo de la provincia de Buenos Aires.

Tres Arroyos

Su nombre se debe a la confluencia de los arroyos Seco, Medio y Orellano, que desembocan en el arroyo Claromecó, cuyas aguas desaguan directamente en el Océano Atlántico y discurren por toda la comarca hasta converger en la costa. Con el estilo arquitectónico de finales del siglo XIX, los edificios de su patrimonio histórico imponen su belleza en las principales calles de la ciudad.

El patrimonio cultural se nutre de museos, como Mulazzi y MUBATA (Museo de Bellas Artes en Tres Arroyos). El primero es netamente histórico, con una muestra auténtica y arqueológica reconocida a nivel nacional, con restos fósiles hallados en Arroyo Seco. El segundo esta registrado por su trayectoria en exposiciones artísticas, mostrando un primer nivel de artistas tanto locales como nacionales.

Sus playas: Claromecó, Reta y Orense

Amplias y óptimas para la pesca, las playas de la comarca de Tres Arroyos son paraísos salvajes de dunas aferradas al verde del bosque. Aquí el sol tarda más en despedirse que en las otras costas, la sombra tarda en llegar y los veraneantes pueden alargar su estancia frente al mar.

Tal vez Reta es el menos conocido de los tres. Este balneario representa un lugar donde, la sosiego y el deleite permanente de la naturaleza lo hace único. Como sucede en muchos lugares de la costa atlántica bonaerense los médanos separan al mar de la ciudad. Pero aquí la particularidad está en el Túnel Submedanal, que permite el paso a la playa por debajo de las dunas. Otro de sus interesantes naturales es La Boca. Se llama de esa manera a la desembocadura del Río Quequén Salado al océano, un escenario halagüeño para el recogimiento y el regocijo.

Atracciones imperdibles: Salto de Christian y The Dutch Mill

Dos lugares curiosos en Tres Arroyos son el Salto de Christian y Dutch Mill. El primero es un monolito que recuerda a un pescador que se convirtió en leyenda gracias a su forma de vida ermitaña, tras haber escapado del barco que llevaba prisioneros durante su paso por Claromecó. El segundo es un edificio típico holandés, cuyo espíritu representa un refugio para los primeros inmigrantes de esta comunidad que se asentaron en Tres Arroyos y transmitieron sus costumbres de generación en generación.

Agradecemos a Subsecretaría de Turismo de la provincia de Buenos Aires por el material aportado para realizar esta nota

Rating: 5.00/5.