Ser Argentino. Todo sobre Argentina

4 parques nacionales casi desconocidos

Te mostramos estas reservas que son dignas de conocer, solo si tenés espíritu aventurero.

Por falta de marketing, por que son complicados de acceder, porque son literalemente agrestes o alejados de la zonas turísiticas, estos cuatro Parques Nacionlaes reciben muy pocos visitantes, pero eso no los hace menos bellos que los conocidos por todos.

Parque Nacional Baritú (Salta)

El Parque Nacional Baritú se crea en 1974. Se ubica al noroeste de Salta, a 2000 msnm y protege más de 72 mil hectáreas de selva de yungas, una de las ecorregiones con más diversidad de nuestro país. Es un Parque prácticamente aislado, con muy pocas vías de acceso y sin explotaciones productivas. Este combo hace que sus ambientes persistan casi intactos, proporcionando hábitat a numerosas especies que se necesitan conservar.

La vegetación es variada desde árboles de tipa, pacará, cebil, jacarandá y el cochucho. Al ascender aparecen plantas que crecen sobre otras. Entonces la imagen es bellísima porque se observan como cubre cuelgan como cortinas. La selva se vuelve impenetrable con lianas y enredaderas que trepan por los troncos buscando el cielo. En este lugar se encuentra el laurel de la falda que se destaca por el grosor de su tallo, llegando a alcanzar los dos metros.

 

Conviviendo en esa Selva de Yungas encontramos al yaguareté, el puma, la corzuela, dos especies de chancho de monte, el oso hormiguero, el tapir, el carpincho y el zorro, que, si bien son difíciles de observar a simple vista al caminar los senderos se observan sus hullas.

 

Tres cauces de agua atraviesan el Parque y son el hábitat de distintas especies de peces autóctonos como sábalos, bogas, bagres y dorados. Las aves son variadas en tamaño y colorido desde la majestuosa águila crestada hasta el minúsculo picaflor enano. En el lugar hay tres zonas de acampe agreste, pero sin ningún tipo de servicios

Parque Nacional Mburucuyá (Corrientes)

El Parque Nacional Mburucuyá posee una superficie de poco más de 17 mil hectáreas y pertenece a la llamada ecorregión de los Esteros del Iberá, y se constituyó en 2001, a través de una donación de una pareja de daneses, la naturalista Troels Myndel Pedersen y su esposa Nina Sinding.

El centro de vistantes es el Casco de la Estancia Santa Teresa, ex residencia del matrimonio. Las actividades y accesos tienen horarios por eso es importante consultar antes. Posee tres senderos para recorrer, uno de baja dificultad los otros dos de mediana con alta exposición solar. El Parque posee un campamento agreste, con agua potable, mesadas, fogones, sanitarios y duchas.  Lo que no tiene es proveeduría.

 

Lo interesante de este Parque son sus lagunas circulares que, sumada a los esteros y cañadas, componen una exuberante oferta de ambientes acuáticos.

 

Junto los hermosos pastizales se observan palmares de yatay. El Parque tiene isletas de monte en medio del pastizal con lapacho, timbó, laurel y la palmera pindó. La fauna es abundate, durante las caminatas se observan carpinchos, zorros de monte, corzuelas, yacarés y aguará popé.

 

El lugar se presta para el avistaje de aves propias de ambientes acuáticos. También se pueden observar especies amenazadas como el yetapá de collar o la monjita dominicana. En sus aguas se encuentra uno de los pocos peces pulmonados de Argentina, su respiración aérea le permite sobrevivir a los períodos de sequía.

Parque Nacional Lihué Calel (La Pampa)

El Parque Nacional Lihué Calel se ubica al suroeste de General Acha, en el centro sur de La Pampa y su superficie es de casi 33 mil hectáreas.