Skip to main content

Un potencial enorme.

El potencial del TLC con la UE es enorme, y podría beneficiar especialmente al sector bodeguero del país, abriendo nuevos mercados.
Empresas y Negocios
El potencial del TLC con la UE es enorme, y podría beneficiar especialmente al sector bodeguero del país
19 septiembre, 2019

El Mercosur cerró un histórico acuerdo de asociación estratégica con la Unión Europea y que sienta las bases para avanzar finalmente con un Tratado de Libre Comercio. Un potencial enorme para la Argentina.

El entendimiento al que llegaron ambos bloques, tras 20 años de negociaciones, implica la integración de un mercado de 800 millones de habitantes. Y con más de u$s 100.000 millones de comercio bilateral.

Y, entre los principales sectores que se expresaron a favor del acuerdo está el bodeguero. En un contexto en el que el consumo interno viene tocando el menor nivel del que se tenga registro (por debajo de los 20 litros per cápita) las compañías del sector ven en el crecimiento de las exportaciones una salida a la actual crisis.

En los días previos al cierre de la negociación, desde Bodegas de Argentina, entidad que nuclea a más de 250 empresas, ya habían expresado abiertamente su apoyo al Gobierno. Al considerar que la eliminación de los aranceles que afectan al comercio bilateral de vinos “potenciará las exportaciones”.

En diálogo con iProfesional, Francisco do Pico, director de Relaciones Institucionales del Grupo Peñaflor –compañía que lidera las ventas al mundo y que, además, es la que más exporta al mercado europeo- consideró que la conclusión de las negociaciones “es algo sumamente positivo, porque se removerán muchas de las barreras que hoy afectan a las empresas nacionales y que las ponen en desventaja frente a bodegas de otros países productores, como Chile, Sudáfrica, Australia o los Estados Unidos“.

En esta línea, el directivo consideró que un TLC entre el Mercosur y la UE es “fundamental”. Dado que la Argentina “es el país vitivinícola menos internacionalizado a nivel mundial. Y el que peor performance ha tenido desde que arrancó el boom de internacionalización del vino”.

Sobre este punto, graficó que actualmente se exporta el 20% del total producido. Mientras que en Chile, por ejemplo, las ventas al exterior equivalen al 90%”.

¿Cómo afectan los aranceles a la industria nacional? Según Do Pico, actualmente una bodega argentina que pretende entrar al mercado europeo debe pagar, por botella, entre 13 y 16 centavos de euro (FOB). Sin embargo, este arancel luego tiene un efecto arrastre a lo largo de la cadena. Lo que termina encareciendo mucho más el precio final del producto nacional frente a los de otros países competidores.

Además, Do Pico consideró que los márgenes que maneja la industria vitivinícola en general es más “muy fino”. Por lo que “cualquier aliciente que haya para exportar y que mejore la competitividad del sector es muy importante”. Más allá de que consideró que todavía hay otras variables domésticas que afectan al negocio. Y que también requieren solución. Como el elevado costo del financiamiento, la volatilidad cambiaría y los costos logísticos.

Respecto de los mercados estratégicos con más potencial de crecimiento para las bodegas nacionales, una vez eliminados los aranceles, son Países Bajos, Bélgica, Dinamarca, Suecia y Alemania.

Según Do Pico, estas naciones “importan 2.600 millones de litros de vino anuales. Al mejorar el precio al que llegaría el vino argentino. Ésto recortaría la distancia con respecto a competidores. Como Chile, Sudáfrica, Australia y Estados Unidos que –de acuerdo con el directivo- llegar a exportar cinco o incluso siete veces más que las bodegas locales.

“Si la Argentina es inteligente, entonces se puede generar una demanda muy importante y esto será vital para el sector”, concluyó Do Pico. Hay un gran potencial en el sector.

Fuente areadelvino.com

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X