Skip to main content

Malpensados

Tenemos que dejar de ser malpensados, en el sentido en que no sabemos pensar. Es el mecanismo, no cómo pensamos de algo o alguien.
Editorial
Tenemos que dejar de ser malpensados
19 agosto, 2019

Somos malpensados en Argentina. Pensamos mal. Me refiero al proceso de pensamiento.

Amamos “instalar” cosas. Que alguien establezca algo, no importa qué, y se torne el tema de la semana. Porque así de efímeros somos. Los temas pelotudos duran una semana y los importantes no existen. Si Maradona es chavista, pero se atiende en la Fleni y no en Cuba. Y a mí qué carajos me importa si es un contradictorio aparente o no? Y estamos una semana defendiendo y criticando al pobre hombre. A la semana siguiente, inventamos otro tema así de relevante para el país.

Nunca hay una discusión importante.

Los diputados se negaron a votar una ley de extinción de dominio. En palabras llanas: no devolver lo que se afanaron. Que es guita del pueblo, no de ellos. Alguna manisfestación multitudinaria frente al Congreso? Ahora, te aumentan la tarifa del gas (te la llevan a precios razonables, en realidad) y salís con la cacerola 4 días…

Jueces que sobreseen a políticos en causas tremendas (Oyarbide al matrimonio Kirchner, por enriquecimiento ilícito). Como enriquecimiento ilícito. Es decir: se afanaban la guita de la gente. Alguno vio una carpa de reclamo 20 días frente a Tribunales?

En el 2006 la ANSES pagaba 170.000 pensiones por invalidez. Parece que la Argentina participó en una guerra contra Rusia o EE.UU., dado que hoy se pagan 1.044.000. Un número que parece haber aumentado sospechosamente durante el reinado K. Y que la ANSES esté llena de ñoquis K (es dato; no relato) no tiene que ver con ésto… Claro: las pensiones se pagan con plata nuestra. Pero nadie fue a tirar piedras a la sede de la ANSES.

Ojo: Candelaria Tinelli dice que se vuelve a vivir con papá y es trending topic en todas las redes. Ni hablar de que fundió una marca por chota y que después de la vuelta al nido, se fue de vacaciones a Disney, para dejar de sufrir… Por lo menos, lo hace con la guita del papá y no con la nuestra.

Nuestra tendencia a ocultar lo importante es suicida.

Una de las grandes operaciones en contra del Gobierno es hablar sobre la deuda. Miente el kirchnerismo al decir que dejaron un país desendeudado. La única deuda que pagaron es la que había con el Club de París. Que se pagaron 9.600 millones de dólares, cuando se deberían haber pagado 6.000. Gran gestión del genio de Kichiloff. Sospechas de corrupción? Nunca. La deuda pública, según datos del INDEC, a junio de 2015 era de 226 mil millones de dólares. 226 mil millones. Solo en 2015 se incrementó en 18 mil millones. Con déficit fiscal. Y 25 mil millones de reservas en el Banco Central (nada), que solo en 2015 cayeron por casi 6 mil millones.

Guita que iba en bolsos al sur o a los conventos. Está claro eso, no?

El gobierno de Macri aumentó esa deuda en 60 mil millones. Y nos rasgamos las vestiduras porque esa deuda la van a pagar nuestros nietos. Claro. Los 226 mil millones no la iban a pagar, ya, nuestros nietos. No. Olvidate. La íbamos a garpar en dos o tres años si este gobierno hacía las cosas bien…

Somos una manga de malpensados pelotudos.

Ahora se toma deuda, pero la ves en obras. Los viaductos. Las rutas. La obras contra las inundaciones. Los ferrocarriles. Las productoras de energías (renovables, además). Los hospitales. Las escuelas. Bueno, sabelo: eso lo van a pagar nuestros nietos. Pero lo van a usar! No es guita que van a pagar sin ver. Como nos pasó a nosotros. Que venimos garpando deuda externa generada por mala praxis de economistas y empresarios o porque nos afanaron. Al menos, nuestros nietos van a poder disfrutar de las obras que van a pagar.

Hasta que no querramos pensar bien, con madurez, y dejar de ser malpensados un rato, este país no mejora.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X