Skip to main content

Con la camiseta bien puesta

Más allá de la adrenalina deportiva que produce el Mundial, no hay lugar a dudas de que el nacionalismo brota a flor de piel.