Skip to main content

Cosechando bajo la luna

Vinos y Espumantes
18 diciembre, 2018

Las filosofías de vida, desde tiempos inmemorables, han ido modificando los productos que consumimos. Los vinos no quedan exentos de ésta regla y es así que actualmente los modos de cultivos, cosechas y producción están variando. En una tendencia lenta pero segura, la humanidad toma en cuenta el consumo de productos de origen orgánico y biodinámicos. En la vitivinicultura, entendemos por éstos conceptos a vinos elaborados con una ausencia total de pesticidas y abonos artificiales, cosechas manuales sin dañar la planta, y todo en una perfecta armonía con el universo que lo circunda.

En Fiambalá, Provincia de Catamarca, uno de los lugares más desérticos del planeta, dentro de la finca Las Retamas, se comenzaron a producir vinos orgánicos y biodinámicos y sus viñedos más altos están a 1790 msnm.
La Bodega Cabernet de Los Andes cuenta con distintas líneas. Plenilunio es el vino que se cosecha con luna llena y el más conocido de la Bodega. Recolectan las uvas entre vinos, empanadas y música en vivo. Al día siguiente, las mujeres son las encargadas de pisar las uvas.

Al descorchar un ejemplar de su Malbec de 2011 se perciben claros aromas a violetas, cenizas y fuerte presencia de madera por su contacto con el roble. Una vez en copa se aprecian matices morados con fuertes tintas y es de piernas resinosas. Beberlo es notar una marcada presencia tánica y astringencia. Es carnoso y de acidez equilibrada. Posee un final largo y marca su presencia. Es un vino con su propio ritmo. El tiempo se detiene y es preciso sorberlo. Justifica así, la relación precio-calidad y muestra el porqué volvemos la mirada a la producción cuidada y personalizada de los alimentos que consumimos.

Valoración: 5.0/5. De 54 votos.
Espere por favor...

2 Comentarios to “Cosechando bajo la luna”

Comentarios

También te puede interesar