Skip to main content

El kaani, con corazón tehuelche y sentir patagónico

El kaani nace con los tehuelches y revive con Giménez Agüero. Más tarde se expande en la voz de Rubén Patagonia. Te contamos de qué se trata.
Folklore
El kaani nace con los tehuelches y revive con Giménez Agüero
10 diciembre, 2019

Considerada como la fiesta tehuelche por excelencia, el kaani es valorado como un estilo de música ancestral que nació con los primeros pobladores de la Patagonia.

Olvidada durante años, fue recuperada en el año 1950 por el músico Hugo Giménez Agüero. En ese entonces, el artista se encontraba realizando un trabajo de recopilación de música de los pueblos originarios. Fue así como redescubrió este estilo que hoy suena en la Patagonia. De sus manos, renació el kaani.

Su historia

El kaani hecho danza galardonó diversas ceremonias del pueblo tehuelche. Acompañó los encuentros casuales de bienvenida, así como también la celebración de la caza de guanaco o la llegada de la primavera (arizkaiken).

En sus inicios, la danza era bailada únicamente en cuarteto de hombres. Uno de ellos (cage) asume el rol de guía para el resto de sus compañeros tehuelches. El porqué de la cantidad de integrantes tenía que ver con creencias vinculadas a la naturaleza. Para ellos, eran óptimos cuatro integrantes, ya que representaban  las cuatro estaciones, los cuatro puntos cardinales, entre otros.

En cuanto a la música, era ejecutada únicamente por mujeres. Instrumentos de percusión como bombos con caparazón de piche y cuero de guanaco, así como instrumentos de vientos como el rambo, acompañaban la danza. A veces, utilizaban también un sonajero o maraca, que elaboraban con el buche de ñandú y piedras.

Un ritmo coreográfico

Originalmente, su estilo rítmico se solía ejecutar en 2×2. Sin embargo, hoy en día, algunos músicos lo hacen en 2×4. Característico por ser sincopado, es acompañado siempre de poesía. Algunas canciones como Ahonikenk, Chalten o Cacique Yatel, buscaron recrear, tanto en español como en la lengua tehuelche, la expresión de este ritmo sureño.

En el año 1999, se logró recrear la danza del kaani.  Fue de la mano del profesor Horacio Heron y Marcelo Álvarez, quienes lograron reconstruirlo en su totalidad. Un año después, en el 2000, se presentó por primera vez en el Festival de Cosquín en Córdoba.

En cuanto a la práctica de la danza, aún se mantiene la costumbre del cuartero. Los bailarines visten ropa casual buscando convertir el ritmo en algo austero, que no requiere de grandes vestimentas para bailarse, fácilmente reproducible.  

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X