Skip to main content

Amor en la autopista

Una aventura un tanto alocada y surrealista
Literatura
23 enero, 2020

En el año 1981, Julio Cortazar escribió el cuento «AUTOPISTA DEL SUR», que fue muy bien recibido por los lectores y la crítica. En base a este cuento, él le comenta a su mujer, la fotógrafa Carol Dunlop, la idea de realizar un viaje antropológico por esa misma autopista, uniendo París con Marsella.

Pero lo que lo motiva a hacer el viaje es una especie de despedida: los médicos le han dicho que los malestares que Carol padece desde un tiempo atrás son debidos a una leucemia en su etapa final; diagnóstico que ella desconoce. Carol acepta la propuesta de muy buena gana porque sabe, los médicos le han confesado, que la debilidad que carcome a su marido es la última etapa de una rara enfermedad, diagnóstico que él desconoce.

El 24 de mayo de 1982, parten desde París a bordo de una kombi Volkswagen roja, a la que han bautizado Fafner, como el dragón de Wagner. La dinámica del viaje es detenerse en dos paradores por día y siempre pasar la noche en el segundo de ellos. Como la autopista tiene 68 paradores, el viaje se extiende por 33 días. En cada una de las paradas, hacen un relevamiento topográfico de la fauna y de la flora, estadísticas sobre las dimensiones de las viandas y la temperatura y calidad del café. En los relatos intervienen ellos dos con seudónimos de Lobo y Osita y varios personajes del libro «62 MODELOS PARA ARMAR», con diálogos y comentarios desopilantes «No sabemos qué vamos a descubrir al entrar a este tiempo de camellos, después de tantos viajes en avión, metro, tren». Cortazar, más adelante, agrega al ver la fervorosa actividad de un hormiguero, «Las hormigas son como los nazis o los fanáticos del rock and roll, nunca vienen solas».

Al pasar con el Fafner por un puente sobre el canal de Borgoña él le comenta a su mujer, «No pretendo ser el Werner Herzog de esta expedición, acá no hay flechas con curare y los indios vendrían a ser los franceses, que detienen sin intención nuestro lento avance de septentrión a meridión».

La totalidad del viaje quedó retratada en uno de los libros más graciosos, que como dijo Cortazar, fue una aventura un tanto alocada y surrealista, que tuvo como título «LOS AUTONAUTAS DE LA COSMOPISTA».

Carol Dunlop falleció 6 meses después de haber finalizado el viaje y Julio Cortazar en 1984.

Rating: 3.6/5. De 5 votos
Por favor espere.....

Un comentario para “Amor en la autopista”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X