Skip to main content

Mentalidad “necesitada”

Estamos siempre buscando y yendo hacia algún lugar que no tenemos ahora.
Al diván
17 agosto, 2019

Estamos muy entrenados en querer siempre algo distinto de lo que tenemos ahora. Siempre nos falta algo. Salud, dinero o amor…

Si miramos nuestra vida actual veremos que está impregnada de muchos deseos y reclamos pendientes: queremos que nos amen más, que nos traten mejor, queremos ser reconocidos, queremos tener otro cuerpo, otra edad… y así muchas, muchísimas más cosas.

Tenemos una “discapacidad de necesidad” permanente. Crecimos con una idea de escasez que cala hondo en nosotros. Estamos siempre buscando y yendo hacia algún lugar que no tenemos ahora. Así viajamos el día a día.

La mente “necesitada” no solo quiere más cosas que se compran con dinero, también más amor, más libertad, más confianza, más seguridad, más sensaciones, más experiencias, más estímulos, más de algo… porque cree que cuando tiene eso, se libra de la escasez.

Pero no ocurre así, la mente en el “modo necesidad” no se detiene nunca pues es un programa, una forma de vivir desde lo que no tiene ahora. Nunca es suficiente, siempre sigue dirigiéndose hacia algo, intentando, buscando más, con la carencia a cuestas. Y como muchas veces no obtiene lo que quiere, piensa que no lo merece o que “no tiene que ser”. O sea que además de estar necesitada agrega el doloroso contenido del no merecimiento. Ya ha encontrado un nuevo conflicto. No tiene y no merece.

Y en estos dos lugares vivimos, o mejor dicho, sobrevivimos…

La raíz del problema de la mente humana es la creencia de que necesitamos algo para estar mejor o para ser felices. Eso es falso. Porque ya hemos comprobado que cuando tuvimos “aquello” no fuimos tan felices, y si lo fuimos no nos duró tanto como creíamos y volvimos a exigirnos algo nuevo. Y así miles de veces.

Querer algo no está mal, pero si se vive desde la abundancia interior, desde un lugar que reconoce que tanto si lo obtiene como si no, puede continuar su estado inamovible de felicidad. Vivir desde la escasez es pura insatisfacción constante, que se traduce en la frase “Si, pero…”.

Decidir que lo que tenemos y somos ahora es suficiente no equivale a que no tendremos nuevas aventuras, sino a que estamos agradecidos por este momento lo cual nos otorga un estado mental de prosperidad que generará nuevas circunstancias que llegarán por añadidura, como consecuencia de nuestra creencia y vivencia de abundancia interior actual.

Rating: 4.8/5. From 4 votes.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X