Skip to main content

5 rutas de senderismo por las quebradas y valles andinos en La Rioja

Te proponemos opciones para que recorras paisajes maravillosos en esta hermosa provincia.
23 septiembre, 2019

El norte argentino presenta paisajes de inigualable belleza. La espalda de Los Andes dibuja rincones inigualables en la provincia de La Rioja, con varias opciones para unas inolvidables rutas de senderismo.
Hoy proponemos cinco rutas por la región, incluyendo recorridos dentro del Parque Nacional Talampaya, Patrimonio de la Humanidad.
En los campos de La Rioja la naturaleza se muestra frágil y salvaje. Esta provincia de la Región de Cuyo posee muchos lugares aptos para ser visitados por viajeros y caminantes, especialmente un conjunto de sendas y recorridos de diferentes dificultades que se distribuyen por toda la geografía provincial.
1) Quebrada del Cóndor
Desde la Posta los Cóndores, se realiza una de las caminatas más increíbles de la región, para llegar al lugar que los cóndores andinos eligieron para hacer sus nidos y enseñar a volar a sus pichones. Después de un buen desayuno de campo, con pan casero y dulce de durazno se sale por un laberinto de rocas de granito y pastos amarillos, a través de las simas y quebradas en busca de “La Morada de los Cóndores”.
Lentamente, el horizonte se transforma y en el azul del cielo se comienzan a ver a lo lejos, inmóviles vigías que, aprovechando las corrientes ascendentes de cálidos vientos, se mantienen suspendidos por largos periodos de tiempo, como esperando la llegada del visitante. Los cóndores van apareciendo ofreciendo su bienvenida, vuelan en círculos, se elevan, suben y bajan en una coreografía casi pensada para el viajero.
2) Parque Provincial El Chiflon
En el Parque Provincial El Chiflón, el recorrido de trekking es casi obligatorio. La caminata comienza en el centro de visitantes, desde donde los guías locales acompañan al turista por toda una quebrada multicolor, que deslumbra a cada paso por la variedad de paisajes que se conjugan en el mismo lugar.
Troncos petrificados, rocas milenarias y el viento que sopla en la quebrada hacen que este recorrido sea imperdible camino a Villa Unión o al Parque Nacional Talampaya.
3) Quebrada de Don Eduardo y Ciudad Perdida – Parque Nacional Talampaya
En el Parque Nacional Talampaya, Patrimonio de la Humanidad, se pueden realizar caminatas conducidas por guías especializados e internarse en las entrañas de las gigantescas formaciones de arenisca sedimentaria.
La caminata a la quebrada de Don Eduardo, comienza en el centro de visitantes del parque nacional, donde se contrata el guía. Los diferentes terrenos, las innumerables especies de aves que se avistan durante la marcha y las tropillas de guanacos que se cruzan llenan de color y emociones este inolvidable recorrido.
4) Quebrada de la Troya
Magníficos paisajes montañosos invitan a descubrir descomunales valles donde los colores del silencio comienzan a desplegar su magia paisajística. La pintoresca Cuesta de La Troya que comienza en Vinchina, el último de los Departamentos en zona precordillerana, atraviesa curvas y contracurvas como parte de una de las travesías que maravilla a cualquier mortal.
El universo cromático se presenta silencioso ante una naturaleza diferente que te desafía a conocerla, donde no solo reconocés su valor real, sino que te animás sigiloso a desentrañar su belleza. Con la logística necesaria, es posible llegar en compañía de especialistas que no solo conocen la zona como la palma de su mano, sino que instruyen con perfección el ascenso hacia una travesía de jornada completa.
5) Estación 5 del Cable Carril
Más de cien años de pie lleva esta monumental construcción. El Monumento Nacional Cable Carril, que une Chilecito con la mina abandonada La Mejicana, tiene a sus pies una senda que une a todas sus estaciones y que recorre desde los 1095 msnm hasta los 4200 msnm donde se encuentra la mina.
Esta particular caminata, en la que se llega a la estación Nº 5, cuenta con una logística que implica poder dormir una noche en plena montaña, disfrutando del sol y las estrellas durante dos días a pura aventura.
Luego de atravesar el paraje Santa Florentina, en el pie de la estación Nº3 del cable carril, la caminata comienza a subir lentamente por una quebrada donde las torres del cable y un pequeño arroyo nos marcan el camino a seguir. Perfumado con hierbas aromáticas, el sendero realiza pequeñas curvas y contracurvas.

Fuente: Diario del Viajero

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X