Skip to main content

Taninos y acidez del vino

Los taninos y la acidez pueden suponer virtudes o defectos en el vino. En esta nota descubrí cómo identificarlos y reconocer un vino de calidad.
Vinos y Espumantes
Los taninos y la acidez pueden suponer virtudes o defectos en el vino.
05 diciembre, 2019

Blancos frescos y tintos tánicos, acidez y tanicidad son dos características complementarias de los vinos que pueden suponer virtudes o defectos. Que pueden estar presentes o ausentes. Taninos y acidez del vino. Son dos de los términos para clasificar los vinos que casi siempre se complementan  pero ¿qué son los taninos y la acidez en los vinos? ¿y cómo identificarlos?

Taninos

Los taninos son un compuesto que se produce de forma natural en partes de la uva, como el raspón y las pepitas. Y, sobre todo, en la piel de la uva (llamada hollejo). Como los vinos blancos se fermentan sin hollejos (por lo general) y los tintos se fermentan con los hollejos, la concentración de taninos es mucho mayor en los vinos tintos que en los blanco.

Para generalizar un poco, los taninos son al vino tinto lo que la acidez al vino blanco: la columna vertebral.

Cuando tomás un vino tinto, los taninos se reconocen porque dejan las encías, el paladar y la boca seca, astringente, áspera y sin salivación. Eso son los taninos. Además, percibís los taninos al final de la lengua porque son amargos.

Del contenido y la naturaleza del tanino depende que un vino pueda llamarse astringente o duro, cuando se aprecian en exceso. Aterciopelado en su justa medida, o suave cuando su presencia es muy débil.

Acidez

Todo vino contiene ácido (principalmente ácido tartárico, que está presente en las propias uvas). Pero algunos vinos más que otros.

La acidez es más un factor de gusto en los vinos blancos que en los tintos. En los blancos es la columna vertebral del vino (le da la frescura y la definición en la boca). Los vinos blancos que tienen un buen equilibrio de acidez tienen un gusto fresco. Y los que no tienen la suficiente, tienen un gusto pesado.

La sensación de acidez se percibe en los lados de la lengua. Se pueden notar las consecuencias de la acidez (o de la falta de ella) en el estilo del vino. Si es un vino joven o un crianza de carácter suave y amable, por ejemplo. Un exceso de acidez clasifica el vino como agrio. Si la acidez es justa y correcta para el tipo de vino, clasifica el vino como fresco. Y por último, una ausencia de acidez clasifica el vino como plano o pesado.

Fuente vinetur.com

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X