Para enófilos y recién iniciados - Vinos y Espumantes - Ser Argentino Skip to main content

Para enófilos y recién iniciados

Juanchi Baleiron es el guitarrista y cantante de Los Pericos, quien además de su pasión por la música, abrió el horizonte al mundo vitivinícola.
| 05 abril, 2020 |

La uva malbec fue introducida a la Argentina a mediados del siglo XIX, cuando el gobernador provincial Domingo Faustino Sarmiento instó al ingeniero agrónomo francés Miguel Pouget a traerse esquejes de vides francesas desde la Quinta Normal en Chile.       

Sarmiento conoció a Pouget en Chile, durante su exilio, y lo convenció de replicar la iniciativa de contar con un predio experimental en Mendoza, similar a la Escuela Normal de París, con el objeto de potenciar la agricultura en la región.  

Entre las vides que trajo Pouget en 1852 estaba la primera malbec que se plantó en el país. Desde aquella época tuvo una gran difusión, llegando a ocupar casi 58.000 hectáreas en 1966. 
Es que la malbec es la cepa más elegida por los argentinos y la que mejor se adaptó a nuestros terruños haciéndolos propios. 

Juanchi Baleiron, guitarrista y cantante de Los Pericos, también ha entablado con el vino una relación que va más allá de la de un aficionado y en especial con esta cepa. 
Hace unos años  presentó Malbecaster, un malbec 100% del Valle de Uco (Mendoza), con 12 meses en barrica. Un vino pensado para gustar al enófilo y al recién iniciado, con pretensiones de ser el compañero del asado y del encuentro de amigos. 

Con un buen cuerpo y mucha fruta. Madera presente sólo para ser la columna vertebral que sostiene una uva madura que brota desde la copa. Levemente especiado y la tanicidad necesaria para acompañar una bien condimentada pasta dominguera. Es el vino que tiñe su paso con el morado de taninos que han crecido en su piel hasta el momento justo. 

En cuanto a su nombre, proviene de la combinación de la uva elegida con el cuerpo de las guitarras Stratocaster. Dos palabras que se pronuncian igual en todos lados, y no son desconocidas a nadie. 

“Me gusta romper el molde de los que suelen consumir vino y lo corroboro con esto. Es un vino fácil de entrar y para los que quieren subir un escalón en este mundo. Me hace feliz saber que es un producto que triunfa por sí solo, no es porque lo hago yo, tiene su propia identidad”. 

En Argentina, varios personajes del mundo de la música supieron adentrarse en el campo de los viñedos y él lo hizo a través de un descubrimiento. Le obsequiaron un merlot y quedó alucinado. Con un amigo sommelier y periodista comenzó a realizar cursos y ya nada fue igual. 

En su opinión el mundo de la música y el mundo del vino tienen en común un proceso creativo que surge de una inspiración, de una intuición, de un manejo de los instrumentos de cada uno, de una experiencia y de un gusto por algo. Y donde después de realizado, tanto un vino como una canción, es producto de la inspiración que se expone al gusto ajeno. 

Rating: 5.0/5. De 2 votos
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar