Skip to main content

Entre los Diaguitas y los Jesuitas

Te presento un Torrontés riojano perfecto para tomar como aperitivo refrescante antes de una comida o acompañar los sabores delicados de pescados y mariscos.
Vinos y Espumantes
08 diciembre, 2019

Al hablar de “uva criolla” estamos haciendo referencia a la uva misión. Una variedad de la Vitis vinífera introducida desde España por los misioneros católicos en el Nuevo Mundo. Era usada para hacer vino de misa, de mesa y fortificados.

Recientemente se descubrió que esta uva era la listán prieto. La uva misión está relacionada con la uva rosa argentina llamada criolla y es una de las cepas madres del torrontés. La otra es la moscatel de Alejandría.

El torrontés se produce únicamente en la Argentina y posee un sabor inigualable. Se encuentra a lo largo de todas las regiones del país y se está afirmando como la firma del vino blanco argentino.

En nuestro país hay 3 tipos de Torrontés: el mendocino y el sanjuanino que poseen más aptitudes para el consumo en fresco y el Riojano que es el más cultivado y el que expresa las mejores cualidades para la elaboración de vinos finos, muy frutados y a la vez secos. Este último ha valido varios galardones internacionales.

El Valle de Famatina, se encuentra en la provincia de La Rioja y ofrece vistas magníficas y un suelo de muy buen drenaje. Es dueño de un microclima especial, con días de verano calurosos y secos, con noches frescas que se combinan con el aire puro y la topografía desértica del valle para asegurar condiciones inigualables para el crecimiento y maduración de uvas.

La lluvia es escasa con tan solo entre 100 y 200 mm por año, motivo por el cual el agua para irrigación se extrae de pozos de hasta 200 m de profundidad.

Rodeada por las sierras Velasco y Famatina que se desprenden de la impresionante cordillera de los Andes, se encuentra la Bodega Valle de la Puerta.

Sus viñedos se encuentran en tierras que habitaron los Diaguitas, pueblos originarios de La Rioja, Argentina, hace cientos de años. Y para honrar esa cultura Diaguita y su herencia la bodega ha adoptado algunos de sus símbolos para representar sus vinos.

El puma que usan en su logo y las etiquetas de La Puerta representa el ser terrenal supremo por su sabiduría, fuerza e inteligencia. Y son los atributos que utiliza su Enólogo Javier Collovati para llevar adelante sus creaciones.

Entre ellos se destaca un Torrontés de color amarillo verdoso con aromas intensos que recuerdan a flores como rosas, jazmines y geranios. Con un toque cítrico muy característico de la variedad. Si bien sus aromas anticipan un vino dulce, su sabor revela una fresca acidez. En boca aparecen los sabores de ensalada de fruta pura, con toques de orégano y miel. Es elegante y de gran persistencia en el final.

Es el vino perfecto para tomar como aperitivo refrescante antes de una comida o acompañar los sabores delicados de pescados y mariscos. También marida muy bien con los platos aromáticos y picantes de la India, China y Tailandia. Y, claro está, lo hace muy bien con las comidas regionales.

Los Diaguitas conformaron un pueblo aborigen de alto nivel cultural, de notables agricultores, que enfrentó a dos imperios: el Inca y el Español. Y ésta herencia cultural marca el desarrollo de las uvas que en La Rioja se cultivan y que constituyen el espíritu de La Puerta.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X