Skip to main content

Torta helada de frutillas

Una torta ideal para postre: muy fresca, liviana, suave, riquísima, esponjosa, vistosa y, como si fuera poco, fácil de hacer.
Repostería
19 junio, 2019

Hola, ¿cómo están? Seguimos aprovechando la época de las frutillas para hacer esta torta peruana, ideal para un postre: es muy fresca, liviana, suave, riquísima, esponjosa, vistosa y, como si fuera poco, fácil de hacer.

Solo hay que seguir unos tips para el desmolde que fue lo que no sabía cómo hacer así que les diré mi error.

Ellos suelen hacerla con leche evaporada en vez de nuestra chantilly, pero como acá es difícil de conseguir hice una receta para adaptarla. Con el mismo método la intentaré hacer con duraznos en otra época (ya les contaré).

Vamos a lo nuestro: debemos tener hecho previamente un bizcochuelo y el resto es casi todo cuestión de armado.

Ingredientes

Bizcochuelo de 18cm de diámetro:

Harina cernida 90g

Azúcar 90g

Huevos 3 (a temperatura ambiente)

Crema:

Gelatina de frutillas 1litro

Crema chantilly 480g (crema de leche 400g +80g de azúcar)

Gelatina sin sabor 7g.

Otros:

Frutillas para decorar cortadas en mitades, aprox 300g

Almíbar para mojar el bizcochuelo (150 cc de agua+50g de azúcar, lo pongo a calentar y retiro cuando hierve).

Procedimiento

Bizcochuelo

Poner una ollita con agua a hervir.

En un bowl, poner los huevos y el azúcar. Batir sobre la ollita que habíamos preparado para que le de calor, sin apoyar en el agua ni en la olla si es que estamos trabajando con un bowl plástico porque se nos va a derretir. Batir hasta punto letra (cuando está bien espumoso, creció la mezcla y tiene color pálido). Yo lo hago así, pero también pueden batirlo sin dar calor.

Agregar en 3 tandas la harina en forma envolvente intentando no bajar la preparación.

Colocar la mezcla en un molde enmantecado, con papel manteca debajo y vuelto a enmantecar. Enharinar las paredes. Hornear unos 25-30 minutos hasta que al insertar un palito de brochette salga sin adherencias y los bordes se hayan despegado del borde del molde.

NO abrir el horno al menos los primeros 20 minutos porque se va a bajar el bizcochuelo y ¡no hay retorno!

Retirar del horno, dejar enfriar unos 15 minutos, desmoldar y retirar el papel. Reservar.

Cobertura

Primero usaremos solo 300cc de la gelatina, así que solo preparen esta cantidad que la utilizaremos para hacer lo que quedara de cobertura.

Aceitar apenas una tortera alta de 20cm de diámetro, luego pasarle un papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

Colocar un poco de la gelatina y llevar a la heladera hasta que empiece a tomar un poco, la otra dejarla a temperatura ambiente para que no solidifique.

Sacar el molde de la heladera y colocar las frutillas en mitades, al no estar tan líquida la preparación no van a flotar. Dejar solidificar y luego colocar el resto de la gelatina reservada.

Tener en cuenta al poner las frutillas que al desmoldar debo ver la parte exterior de la frutilla con lo cual, al acomodarlas, la parte plana es la que estaré viendo y quedará tapada por el resto de la preparación. Reservar.

Crema

Batir la crema con el azúcar hasta que este casi a punto. Reservar.

Disolver la gelatina sin sabor en 45cc de agua para que solidifique. Luego fundir unos 10 segundos en el microondas antes de introducirla a la gelatina de frutillas caliente. No calentarla mucho por favor sino no nos servirá. Apenas, con cariño.

Hacer los 700cc de gelatina restante y luego agregarle la gelatina sin sabor fundida. Mezclar y dejar que a temperatura ambiente.

Poner un poco de la crema chantilly en otro bowl, agregarle de a poco la gelatina. Ahora pasaré esta mezcla al otro bowl con la gelatina restante. Acá lo que quisimos hacer es equiparar un poco las temperaturas.

Armado

Cortar el bizcochuelo al medio y mojarlo con el almíbar.

Colocar un poco de la crema en el molde con la cobertura (que cubra un centímetro aproximadamente). Llevar a la heladera para que solidifique un poco y al poner el bizcochuelo no absorba la mezcla.

Colocar una mitad del bizcochuelo y tapar con crema cubriendo bien los laterales (no se deben ver una vez desmoldado). Llevar a heladera nuevamente unos minutos.

Retirar y colocar la otra mitad del bizcochuelo y volver a cubrir con la crema restante. Llevar a heladera. Lo ideal sería un día entero.

Para desmoldar (y aquí estuvo mi error), llevar el molde unos segundos a la hornalla con fuego bien bajo para que la gelatina se afloje en la base. No mucho, porque aunque no parezca se estará derritiendo y si lo dejamos tiempo de más desharemos nuestra hermosa cobertura. Pasar un cuchillo por los bordes para despegar la crema de gelatina.

Desmoldar sobre el plato donde lo presentaremos. Con sumo cuidado ir levantando la tortera, cuando haga vacío esta empezara a bajar lentamente. Acá no se apresuren acá, con calma, si no se puede romper nuestra obra a último momento.

Pasarle una espátula por los bordes para emparejar.

Ahora si, como diría Francella: ¡A comerlaaaaaaa!!!

Hola. Soy Sandra Casas Cano, amante de las cosas dulces y cocinera aficionada; sólo con algún que otro cursito de gastronomía por placer.

Me considero una “Buscadora de recetas” que me gustan probar; sobre todo de aquellas que jamás he tenido el placer de saborear. Es como viajar por países deleitándome con sus exquisiteses.

Los invito a viajar juntos.

Valoración: 5.0/5. De 6 votos.
Espere por favor...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X