Skip to main content

Alfajor cordobés: ¡ta ricazo!

La debilidad de todos los argentinos es el alfajor. La debilidad de los cordobeses también es el alfajor, pero... que sea cordobés, por favor.
Repostería
10 diciembre, 2019

Todo alfajor tiene su magia. Nunca puede faltarle un relleno especial, una capa de chocolate o glasé, o de lo que más te guste. Muchos argentinos nos cuentan desde el exterior que el alfajor es una de las que cosas que más se extrañan cuando están lejos. También la yerba, el dulce de leche y ¡el fernet, obvio! Pero hay un tipo de alfajor que nos vuelve locos a los cordobeses, y a todos los que visitan esta provincia. Es el alfajor cordobés. Las empresas que se dedican a la producción de esta delicia son muchas. Entre las más reconocidas están La Quinta, El Rosario, Chammas, entre otros.

En la mayoría de las fábricas, se realizan visitas didácticas dedicadas a grupos estudiantiles o visitantes independientes. En estos paseos te brindan todos los datos que tenés que saber para producir alfajores cordobeses. Y además se realizan catas especiales. Mmm… ricazo, ¿no?

Nosotros te contamos la receta para que no te comas el viaje, y no tengas que venir hasta Córdoba para probar esta bomba.

Ingredientes

  • 500 g de harina leudante
  • 1 pizca de sal
  • 300 cc de crema de leche
  • 5 cdas. de azúcar impalpable
  • Ralladura de 1 naranja
  • Para rellenar: dulce de leche o dulce de frutas
  • Para cubrir: glasé flojo

Paso a paso

  1. Colocar en la procesadora la harina, la sal, la crema de leche, el azúcar impalpable y la ralladura de naranja. Procesar hasta lograr una masa suave.
  2. Dejar descansar en heladera. Estirar la masa de 1/2 cm de espesor. Cortar las tapas del diámetro en que desees el alfajor. 
  3. Enmantecar las placas previamente, y colocar las tapas. Llevar a horno precalentado moderado (160°-170°) alrededor de 10 minutos, retirar, dejar enfriar, así se despegan solos y no se rompen.
  4. Rellenar a gusto y pincearlos con glasé flojo. Esperar un ratito… y ¡a comer!

Tip secreto para un glasé “pipí cucú”

Colocar en una taza el azúcar impalpable (más o menos media taza). Ir agregando agua de a poquito hasta que se afloje el azúcar, levantar con la cuchara para controlar que corra. Si lo usas blanco, agregar unas gotas de jugo de limón; si te gusta de color, una pizca de colorante vegetal; mezclar bien. ¡Y listo!

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X