Skip to main content

En alpargatas

En la costa bonaerense, el clásico indiscutido es uno y solamente uno: Mar del Plata.
Buenos Aires
18 febrero, 2019

Los clásicos son clásicos por algo. Puede haber lugares de moda, lugares que se van afianzando con los años en las preferencias del turismo, pero los verdaderos clásicos siempre están vigentes. En la costa bonaerense, el clásico indiscutido es uno y solamente uno: Mar del Plata. Desde hace décadas, miles de argentinos de distintos puntos del país siguen llegando a esta hermosa ciudad para disfrutar sus veranos y –también– algunos inviernos.

Sucede que Mar del Plata posee todo lo que una gran ciudad tiene para ofrecer, mezclado con el poder del aire de mar que hace que cualquier cosa sea infinitamente mejor. Ojotas, toallones y trajes de baño, sí, pero también grandes avenidas, teatros, casinos y centros comerciales.

En Mardel es imposible aburrirse. Tan solo caminar por la Rambla, disfrutar de los artistas callejeros y sacarse una foto con los lobos marinos es un gran plan. O ir a ver a los otros, a los de verdad, y espiarlos un ratito en su rutina perezosa. Un almuerzo o una cena en el puerto, para quienes aman el pescado y los mariscos, es todo y mucho más.

Una tarde de mates y churros en la playa, un paseo por el Bosque Peralta Ramos, una vueltita por la peatonal San Martín o por Güemes: Mar del Plata está llena de pequeños grandes planes que hacen la estadía inolvidable. No por nada la apodan “La Feliz”.

Valoración: 5.0/5. De 2 votos.
Espere por favor...

Comentarios

También te puede interesar