Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Mente llena

Conocer la propia mente es un gran inicio hacia la libertad que anhelamos. “Quien gobierna su mente, dirige su vida”

Conocer la propia mente es un gran inicio hacia la libertad que anhelamos.

Qué es la mente y para qué la tengo son respuestas que debo encontrar por mí mismo. Esas respuestas me otorgan la posibilidad de reconocer qué debo quitar de mí para avanzar hacia la vida que realmente deseo.

Una mente que se encuentra llena se siente cansada constantemente. El cansancio mental paradójicamente no se resuelve descansando sino ordenando la mente y ese ordenamiento mental produce no solo descanso sino también la disminución del malhumor, del desgano y de otros conocidos síntomas de estrés.

Además, en una mente llena no hay espacio para lo nuevo, eso significa que sigo viviendo las mismas situaciones una y otra vez.

Una mente llena, no crea situaciones nuevas: finanzas nuevas, una salud nueva o relaciones verdaderamente nuevas.

La mente llena precisa vaciarse de todo “eso” que en mí genera conflicto o me coloca frenos: pensamientos dolorosos, emociones nocivas aunque justificadas, actitudes y palabras que crean más y más complicaciones.

Preciso vaciar mi mente.

Al vaciarla, obtengo un fruto precioso llamado equilibrio: un estado mental perfecto para resolver cuestiones desde una perspectiva mayor y me es posible crear lo nuevo. Una mente equilibrada no nace, se construye quitando lo que no contribuye a ello.

El arte de limitar de nosotros mismos lo que nos obstaculiza es una gran responsabilidad personal que se denomina madurez.

La madurez es un paso evolutivo que viene de quitar, no de agregar. Y quien quita lo que –de sí mismo- NO con-viene a su propia vida, se abre a nuevas posibilidades.

“Quien gobierna su mente, dirige su vida”

Rating: 0/5.