clima-header

Buenos Aires - - Domingo 05 De Diciembre

Home Gente Salud y Estética Julieta Puente: “Soy una influencer de la motivación y el deporte”

Julieta Puente: “Soy una influencer de la motivación y el deporte”

Julieta Puente mueve las redes con alegría y ejercicios para todos los gustos. La entrerriana emprendedora del “Cardio de la felicidad” no para y lanza marca propia.

Salud y Estética
Julieta Puente

De chica Julieta en Gualeguaychú, Entre Ríos, quería llegar al corazón de las personas. Soñaba con pisos televisivos, programas de prime time, y lo logró arribada a Buenos Aires, en el periodismo de espectáculos detrás de cámara. Pero quería algo más, algo más cercano a sus sueños, aunar comunicación, deporte y buena onda, y en cuarentena se reinventó. Y fue Juli, la instagramer del positivismo a full en el “Cardio de la felicidad”, los explotados vivos en IG que cambiaron la rutina de miles de seguidores. Una revolución asentada en el deporte que se expandió en 2021, con la garra de la recientemente recibida profesora de fitness Julieta Puente. A través de sus tres clases semanales gratuitas, y el sitio web con planes de entrenamiento y nutricionales, la emprendedora deportista acompaña las ganas de moverse tengas dos metros cuadrados,  o cien. Mabel, no te quedés afuera, y dalo todo.

 

Periodista: ¿”Cardio de la Felicidad” fue cumplir un sueño?

Julieta Puente: Sinceramente era lo que quería desde que veía los programas de Cris Morena, de nena en Entre Ríos, pero hasta la cuarentena no había encontrado la manera de acercarme a la gente. Disfruto mucho del trabajo deportivo que lleva cada live, y estoy muy agradecida de lo que pasa con la gente. Es como un sueño hecho realidad.

 

P: ¿Más que entrevistar como periodista a los famosos?

JP: Cien por ciento. Mucho más que entrevistar a Marcelo Tinelli -trabajó hasta 2020 en El Trece-. Gracias al  “Cardio de la felicidad” conocí un montón de historias de chicas reales, con historias difíciles, y que nunca hubiera conocido siendo notera. Una vez que termina la clase sigo las historias, en las redes, para saber un poco más de ellas. Me gusta conocer la realidad de la gente que me sigue. Por ejemplo descubrí que tenía una seguidora peleándola con el cáncer, y que no se perdía ni una sola clase. Entonces me conecté con ella y, con la autorización de los médicos, hicimos la clase en su casa. A partir de ahí varias personas con enfermedades me invitaron y juntas tiramos buena onda. Incluso se crearon grupos que se apoyan en las malas. Esto me hace más feliz que la clase en sí misma.

 

P: ¿Se enganchan varones?

JP: La verdad que la mayoría de las clases son de mujeres, pero hay algunos hombres. Y lo que veo es que son novios, maridos e hijos. Hay muchas clases que las madres suman a  los chicos. Y eso me hace muy bien porque al principio algunos podrían subestimar clases, pero, una vez que la ven, las recomiendan. Muchas veces postean los varones que al principio miraban de reojo y ahora se redivierten.

Julieta Puente

 

P: ¿Cómo llegamos a los más de 500 seguidores en IG, o 22 mil conectados al live, de “Cardio de la Felicidad”?

JP: No lo busqué, sino que se fue dando de a poco. Nació en marzo pasado, hace casi un año, cuando dijeron que había que entrar en cuarentena rigurosa; y yo que corría bastante y entrenaba seis de los siete días de la semana. Se me venía el mundo abajo (pausa). Correr es mi terapia. Empezamos la cuarentena en una casa muy grande, de un amigo de mi novio, y  se me ocurrió aburrida hacer un entrenamiento en vivo. Había visto otros, incluso grosos del fitness, y me parecían un tedio.  Así que me lancé sin ningún objetivo, ni pensando en nada. Al primer vivo lo siguieron 200 personas, un montón en comparación a los demás, así que a los tres días repetí, y ya éramos más de 400. Y llegamos al auge de la cuarentena, no se podía ni ir al supermercado, con 22 mil. Cuando la situación se empezó a normalizar formé un grupo con dos chicas, que son las que acompañan actualmente, y quedamos en un promedio de 7 mil celulares conectados.

 

P: ¿Cómo prepara las sesiones?

JP: Tuve etapas. Antes de la cuarentena pensaba en estudiar para personal trainer, pero no tenía los tiempos con mi trabajo de periodista. Luego, al estallar el “Cardio de la felicidad”, más la cuarentena, también se complicó. Por suerte los profesores del instituto me permitieron estudiar todos los días durante nueve meses. Al principio las clases del IG las armaba con una profesora y, cuando arranqué con mis estudios, la rutina salía de los docentes que tuve. Ahora que soy profesora, como antes, no improviso nada, y tomo varias horas para armar un set, o los planes de la web ¡Unas dieciséis horas para cuarenta y cinco minutos! Soy una persona muy estructurada. Además siento que entrenar es un compromiso de salud que la gente asume del otro lado; y yo pretendo que no quede simplemente en pasarla bien. Me comprometo con el deseo a mejorar de mis seguidores.

 

Definamos influencer

P: Usted tenía un marcado universo deportivo en la infancia…

JP: Hice trece años de gimnasia artística, competía bastante, y a los 17 me vine a Buenos Aires para trabajar en la tele. Soñaba con ser actriz pero me tiró más la comunicación social. Allí empecé decidida a buscar trabajo de periodista, sin conocer a nadie. A los 19 años conseguí mi primer empleo en la revista Viva de Clarín, pasé a la revista Pronto y terminé cubriendo el back de “Bailando por un sueño”, rodeada de famosos.

 

P: Y ahora usted es la famosa.

JP: Justo lo otro día me crucé en la calle con una persona que no veía hace mucho, y preguntó cómo me definiría hoy. Por supuesto que ahora no soy periodista.  Soy una influencer de la motivación y el deporte. Y pasa cuando me invitan en los programas que es rarísimo porque estaba acostumbrada a trabajar detrás de los decorados, sin que se  vea ni siquiera mi mechón del pelo. Aunque mi deseo era estar delante de la cámara. Y la manera mas genuina, inesperada, fue a través de algo que me apasiona, el deporte, y que se convirtió en el “Cardio de la felicidad”.

 

P: ¿Por qué la apasiona el deporte?

JP: El deporte te salva (silencio). En mis clases recuerdo a mucha gente que se entrena obligada para verse bien, o van a un gimnasio que no les gusta, o hacen un deporte que tampoco les gusta. Y lo que digo es que busquen que les guste pero no solamente por el movimiento sino porque ejercitar cambia la energía. Comprobadísimo. Cambia la manera de vivir y ayuda en los momentos difíciles, como me pasó mí hace algunos años con la anorexia. Llegué a pesar 38 kilos y me amenazaron con internarme si bajaba cien gramos. El deporte me ayudó a salir  y no es magia. Porque te señala la salida de manera saludable. Y a dejar de pensar en otras soluciones mágicas dañinas para la salud.

 

P: Habló de anoxeria y uno tiende a considerar que se superó con la prédica por la aceptación de la Marea Verde.

JP: Para nada. Uno podría pensar que es una cosa de los 90, superada por el feminismo del siglo XXI, y se da cuenta que todavía la presión social es muy fuerte. Por un lado tenés el discurso de aceptarse tal cual uno es. Pero por el otro muchas de las referentes, en especial en las redes sociales, usan Photoshop y se muestran de una manera irreal. Si bien para esta gente puede ser un juego, sacar su rollito demás, no se termina en entender que son comunicadores sociales. Y que están comunicando con cada foto y no sabes cómo le pega la gente. Por lo que tenés que ser muy cuidadoso con las imágenes que promovés. Por eso  el momento en que más cómoda me siento delante de la cámara es cuando hago la cardio porque me transpira, chivo, la calza. O cuando un día me siento hinchada y alguna me pregunta si estoy embarazada,  y contesto que comí la panadería entera. Son pequeños mensajes que me parecen colaboran a diferenciarme de otros instagramer que muestran una imagen perfecta.

 

P: ¿Le pesa la carga negativa social del influencer?

JP: Es cierto que tiene una connotación negativa. Tenemos el caso de montón de influencer con un montón de seguidores, algunos comprados, y que no tienen influencia en nadie ni hacen nada. Y tenés varios que realmente trabajan y se comprometen con los seguidores. Siento que el influencer debería tener una gran responsabilidad porque no deja de ser un referente social. Antes quizás eran los famosos de la televisión. En estos días cualquiera baja un mensaje mostrándose a diario en redes. Y teniendo en cuenta que hay miles de usuarios que son adolescentes y niños, aumenta más aún la responsabilidad. Por eso en mis clases estoy pensando segundo a segundo que cosas están bien, y qué cosas puedo evitar.

 

P: ¿Piensa las frases?

JP: Hace unos días mi abuela me preguntó quién era Mabel y que no la conocía (carcajadas). Son frases que voy inventando en el momento con la mejor onda, y ni las pienso. Como  “Dalo todo, Mabel”, “que se prenda fuego”  o “trabá la tanga”. Se convirtieron en memes, je, tremendo. Hace poco lancé en mi propia marca unas tiraband para ejercicios, Booty by Mabel Bands (www.julipuente.com), y quise que el logo sea divertido. Al otro día abrí mi instagram (@julieta_puente) y aparece una de las chicas tatuada con el logo de la marca, un durazno con una tanga trabada, en uno de los glúteos. Uy qué pasó, dije. Esto también hace pensar en la influencia que tenés.

 

P: ¿Cómo se imagina el futuro del “Cardio de la felicidad"?

JP: Y…me está costando mucho hacerlo en el living de mi casa, después de un largo año, y deseo rodearme del power de la gente. Hasta ahora lo que pude es viajar por el país, y grabar la clase con dos chicas del lugar. Me imagino en el futuro brindando grandes eventos, y con la misma energía de los live. Es que muchas chicas no se pueden pagar un gimnasio, o un entrenador, y saben que tres veces por semana están conmigo online. Pero me gustaría también verlas en vivo. Y más adelante, conducir un programa de deportes para toda la familia con la misma onda de Cardio.

Julieta Puente

 

Tirate de cabeza, Mabel

P: ¿Qué necesitamos para sumarnos al “Cardio de la felicidad”?

JP: Lo único que tenés que necesitás son ganas de buscar un cambio, de mejorar. Buscar un cambio físico o de salud. Y no necesitás comprar nada.  Por ejemplo una chica que no tenían tobilleras se puso dos envases de plástico. Hay gente que no tiene colchoneta y usa frazadas. Otra que utiliza bidones en vez de pesas. Es mentira que necesitás el mejor gimnasio, o la mejor ropa. Podés hacer el fitness hasta descalza. Muchas no se animaban porque lo veían intenso y, un año después, está más que satisfechas y motivadas.

 

P: ¿Cómo entra la motivación en sus clases?

JP: Todos tenemos momentos complicados en la vida y yo siento que siempre vamos encontrar la fuerza con el deporte para salir. Varias chicas dicen que están en la cama, deprimidas, y luego  del Cardio, se encuentran renovadas en su fortaleza interior. Pienso que debe ser muy motivador además prender un vivo y saber que mucha gente hace, o siente, lo mismo que vos.

 

P: Julieta, ¿nos casamos en la playa llegando en un avión?

JP: (Carcajadas) Todos me están preguntando eso por una nota de diciembre pasado, un papelón, yo no lo había dicho de esa manera. Y, cuando ví el título: “El año que viene me voy a casar en una playa de Mar del Plata y voy a llegar a la ceremonia en un avión”, me quise morir. Claro que imagino casándome en la playa porque mi novio es de Mar del Plata. Y con alguna locura, que tanto nos gusta a los dos. Facundo es piloto, así que puede haber un avión involucrado. Tal vez sea este año, ya que escuché en casa que estábamos muy cerca….

Fecha de Publicación: 24/03/2021

Compartir
Califica este artículo
4.50/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Qué es un influencer? - Ser Argentino ¿Qué es un influencer?
Stephanie Denmer Vivir siendo influencer, según una experta

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


default.jpg
Por: DelSal 23 marzo, 2021

Influencer en movimiento

Dejar comentarios


Comentarios

Salud y Estética
Vida de Yoguini Moderna - Cómo relajar y elongar el cuello ¿Dolor Cervical?

Con estos simples ejercicios vas a poder relajar el cuello y aliviar el dolor.

Espectáculos
Influencers Leo Maslíah. El humor no está en mi esfera de intereses

Vuelve Leo Maslíah a Buenos Aires con “Influencers” junto a Daniel Hendler. Una nueva puerta al geni...

Historia
Subte Buenos Aires 1913 Subterráneo de Buenos Aires. El reino olvidado.

Los primeros días de diciembre de 1913 los porteños serían los primeros en Hispanoamérica en viajar...

Tradiciones
mate-amargo ¿Te gusta el mate amargo?

Te enseñamos cómo curar el recipiente para que disfrutes de los amargos más ricos.

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades